La II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que comenzó en La Habana fue calificada hoy aquí como una reunión histórica sin precedentes por el embajador cubano en Nicaragua, Eduardo Martínez.

La cumbre tendrá más de 28 resoluciones sobre temas concretos, entre las cuales está incluida la condena al bloqueo que ejerce desde hace más de medio siglo Estados Unidos contra Cuba, dijo a Prensa Latina.

El diplomático refirió que en este foro los mandatarios de la región abordarán también la causa de las islas Malvinas -un reclamo soberano de Argentina a Reino Unido-, y el caso colonial de Puerto Rico.

Además, será la cumbre en la cual se declarará a América Latina y el Caribe como zona de paz, acotó.

El camino de la unidad es largo -opinó- pero comenzamos muy bien. Costa Rica, quien asumirá la presidencia pro témpore de ese mecanismo regional de manos de la isla caribeña, deberá continuar ahora por ese vía.

Martínez hizo estas declaraciones durante un acto de homenaje en esta ciudad al 161 aniversario del natalicio del intelectual y político cubano José Martí, en el cual participaron varias organizaciones de la Coordinadora Nicaragüense de Solidaridad con Cuba

El presidente de ese grupo, Freddy Franco, comentó a Prensa Latina que durante el día de hoy y el de mañana se realizarán varias actividades en Managua, Masaya y León, a 30 y 60 kilómetros de esta capital, respectivamente.

De esta manera, el pueblo nicaragüense expresa su reconocimiento a Martí y el compromiso de continuar con sus ideales que no son solo cubanos, son latinoamericanos y caribeños y del mundo, expresó.

El concepto más importante que debemos retomar de él es la unidad, y precisamente con la CELAC se hace realidad ese ideal martiano, concluyó.