Al menos 49 personas murieron en Egipto en enfrentamientos entre la Policía y manifestantes en el tercer aniversario de la revolución de 2011, informaron medios internacionales.

Los choques comenzaron después de que partidarios de los ilegalizados Hermanos Musulmanes intentaran celebrar marchas con motivo del aniversario de la revolución que hace tres años acabó con el gobierno del expresidente Hosni Mubarak.

Según se informa, las fuerzas de seguridad cargan contra la multitud con cañones de agua, gas lacrimógeno y, en ocasiones, armas de fuego. A su vez, los manifestantes lanzan contra los agentes piedras y cócteles molotov.

El sábado, al menos seis personas murieron y una decena resultaron heridas tras cinco explosiones que se produjeron en distintas zonas de la capital egipcia. Los ataques, reivindicados por un grupo extremista que opera en el Sinaí del Norte, iban dirigidos en su mayoría contra policías.

La violencia y los ataques contra las fuerzas de seguridad han aumentado en Egipto después de que el Ejército derrocara en julio pasado al presidente elegido tras la revolución, el islamista Mohamed Mursi. Las manifestaciones de sus seguidores que degeneraron en enfrentamientos provocaron otra crisis en el país que causó más de 1.000 muertos.

En septiembre pasado, un tribunal de El Cairo prohibió todas las actividades de los Hermanos Musulmanes y confiscó sus bienes. A finales de diciembre, el Gobierno egipcio declaró “grupo terrorista” a la cofradía.