El excontratista de la CIA, Edward Snowden, afirmó que las leyes de protección de los informantes en EE.UU. son ineficaces y necesitan una seria reforma.

En su primera videoconferencia desde el verano pasado, ofrecida desde Moscú, el extécnico de la CIA habló sobre las recientes medidas anunciadas por el presidente Barack Obama para limitar el espionaje de la NSA. Según Snowden, su caso "demuestra claramente la necesidad de una reforma integral de la ley de la protección de los informantes", la Whistleblower Protection Act.

"Uno de los asuntos que no ha sido ampliamente cubierto por los periodistas es que las leyes de protección de los informantes en EE.UU. no protegen a los contratistas en el campo de la seguridad nacional", afirmó Snowden respondiendo a una pregunta enviada a través de Twitter.

"Hay tantos agujeros en las leyes, la protección que ofrecen es muy débil", señaló Snowden.

También comentó que si el sistema funcionara bien, no tendría que "sacrificar tanto". Snowden indicó que nunca robó ninguna contraseña ni engañó a sus compañeros de trabajo.

"Lo que hace fuerte a nuestro país son nuestros valores y no la estructura de nuestras agencias ni nuestras leyes. Podemos arreglar las leyes, limitar las actividades de las agencias y llevar a la justicia a los altos cargos responsables de los programas" que violan los derechos humanos, subrayó.

Según Snowden, un informe sobre la vigilancia masiva de comunicaciones telefónicas por parte de la NSA presentado por el Consejo sobre las Libertades Civiles y la Privacidad, una agencia independiente del Gobierno federal, reza: "No conocemos ningún caso que demuestre que este programa [de vigilancia] sirve para conducir directamente a la identificación de un terrorista previamente desconocido o para prevenir un ataque terrorista".

"Después de que incluso las autoridades afirmaran que la NSA violó la Constitución al menos 120 millones de veces en el marco de un solo programa, sin conseguir descubrir ninguna conspiración, es el momento de poner fin a la vigilancia masiva. Continuar con esta actividad inconstitucional no estará injustificado", dijo el excontratista de los servicios de inteligencia de EE.UU. durante la videoconferencia.

Snowden subrayó que "el mayor problema al que nos enfrentamos en este momento es la nueva técnica de la vigilancia masiva indiscriminada, a través de la cual los Gobiernos están vigilando miles de millones de comunicaciones inocentes". "Es un problema global y EE.UU. tiene que tomar la iniciativa en su solución", agregó.