Rusia está dispuesta a garantizar la seguridad durante los Juegos Olímpicos en Sochi, confirmó el primer ministro del país Dmitri Medvédev en la entrevista concedida a CNN.

Anteriormente, el presidente Vladímir Putin manifestó que las autoridades rusas entendían perfectamente cómo contrarrestar las amenazas durante los Juegos. Se invierten grandes recursos para garantizar la seguridad durante la Olimpiada. Por el momento no se proporcionan evaluaciones oficiales, pero se conoce que sólo la compañía Ferrocarriles Rusos (RZhD) gastará para esos fines seis mil millones y medio de rublos, casi 200 millones de dólares. El presupuesto total para realizar los Juegos, recordemos, está evaluado oficialmente en casi tres mil millones de dólares.

Una de las principales agencias de calificación del mundo, Moody’s, evaluó la influencia positiva de la Olimpiada. En su opinión, además de la reconstitución de la economía europea, la celebración de los Juegos agregará este año casi la mitad del por ciento de crecimiento al PIB ruso. Por consiguiente, fue revisado el pronóstico de la agencia: del 1,5 % del crecimiento del PIB en 2014 al 1,9 %. Conozcamos el comentario de Vladímir Tijomírov, economista de la corporación financiera Otkrítie (Apertura):

“Desde luego, aquí hay un efecto positivo directo. Rusia obtiene un avance significativo en la afluencia turística. Indudablemente crecerá el volumen de los servicios, del comercio, tanto en la región donde se llevarán a cabo los Juegos, como en toda Rusia. Los sectores, como el transporte, hotelería, desde luego tendrán un efecto considerable”.

En la historia hay ejemplos tanto de Juegos Olímpicos fallidos desde el punto de vista económico, como de los muy eficaces. Por ejemplo, de los primeros fue la Olimpiada de Atenas, que según muchos expertos fue una de las causas de la crisis griega. Por otro lado, la Olimpiada de Londres agregó al PIB del Reino Unido un por ciento adicional de crecimiento. Les presentamos la evaluación del efecto de los Juegos de verano de 2012, hecha por el director de la Corporación de Desarrollo del Legado Olímpico de Londres, Dennis Hown.

“Un informe del Gobierno muestra que si se toman en cuenta los ingresos del turismo y las inversiones de las empresas, los beneficios económicos superan el volumen de la inversión pública en la Olimpiada. La realización de los Juegos fue un negocio provechoso para Londres. Estoy seguro que la celebración de la Olimpiada en Sochi representa una gran oportunidad de enseñar la región y aumentar el flujo de las inversiones a ella: en el sector de la construcción de inmuebles, de otras instalaciones. Eso sin duda contribuirá a aumentar el volumen de la economía a nivel local”.

Existe otro factor positivo, relacionado con la celebración de los Juegos Olímpicos, que destaca la agencia Moody’s y que es difícil evaluar en números. Se trata de mejorar la imagen empresarial del país, anfitrión de los Juegos. Rusia tiene todos los motivos para esperar que después de la Olimpiada crezca el interés de los inversionistas extranjeros en su economía, está convencido Dennis Hown.

“Rusia es un país muy grande. Mucha gente sabe de Moscú, de San Petersburgo, pero los inversionistas necesitan conocer más acerca de las diferentes regiones de este gran país. Creo que la Olimpiada en Sochi, que ayudará a mostrar la cultura y el deporte rusos, ejercerá una influencia positiva en la situación turística y brindará una relación más estrecha entre Rusia y el resto del mundo. Eso será beneficioso para la economía rusa”.

La nueva infraestructura de Sochi, edificada para los Juegos, ya ha sido requerida para el futuro. En otoño la ciudad recibirá las carreras de la Fórmula 1, en 2018 se jugarán allí los partidos del Campeonato Mundial de Fútbol. Así que todo indica que las instalaciones olímpicas le darán a la ciudad, a la región y a todo el país un nuevo impulso en el desarrollo.