Diputados de la bancada del FSLN y trabajadores de la Asamblea Nacional conmemoraron el 47 aniversario de la masacre que el dictador Anastasio Somoza Debayle ordenó contra la población que por miles llegó hasta la entonces avenida Roosevelt un 22 de enero de 1967 a demandar el cese de la represión y mayores libertades políticas.

En los últimos 7 años el FSLN y los trabajadores de la Asamblea Nacional rinden homenaje a las personas que murieron producto del ataque despiadado de la Guardia Somocista que espero a las 5:30 de la tarde para realizar los primeros disparos contra la manifestación popular.

El Presidente de la Asamblea Nacional René Núñez, el coordinador de la bancada sandinista Edwin Castro, los diputados del FSLN y los trabajadores, depositaron ofrendas florales en las vallas conmemorativas que se encuentran en la ahora avenida peatonal Augusto C. Sandino.

“Hoy estamos conmemorando a los mártires de esa gesta heroica a través de la cual el Frente Sandinista dio su cuota de sangre y hoy está gobernando para que esta nación cambie para que esos mártires que abonaron con su sangre, hoy sean los instructores a través de nuestra conciencia, nuestras acciones y de nuestro compromiso que dirige desde la Presidencia de la República el presidente Daniel en compañía de la Rosario Murillo”, dijo la compañera Alba Palacios, primera secretaria de la Junta Directiva del parlamento.

El diputado Edwin Castro recordó que en esa masacre de hace 47 años, murieron muchos campesinos, obreros y trabajadores que tenían esperanza de vivir en una democracia “una democracia que tuvo que esperar hasta en 1979, hasta 1884, hasta 1990, para que fuera implementándose en Nicaragua”.

Subrayó que en la Nicaragua de hoy se vive en democracia plena y todos dicen lo que quieren y lo que no quieren, “y aquí no hay como decía mi padre, no hay látigo, no bala de fusil que repriman ideas y ese es el homenaje a estos muertos del pueblo” a los cuales se les rindió homenaje.

El diputado Jaime Morales Carazo recordó que en esa época se encontraba en su oficina que se ubicaba en un edificio que estaba donde ahora es el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, lugar en el que pudo apreciar las decenas de nicaragüenses que protestaban contra la dictadura somocista.

“Yo vine a asomarme a la manifestación y era algo impresionante, era un rio desbordante de gente reclamando”, citó Morales quien sostiene que ahora Nicaragua vive momentos muy diferentes a esa época de dictadura.