"Hay unos sesenta heridos, de los cuales entre 15 y 20 graves, pero por el momento no puedo dar una cifra más precisa", declaró a una agencia internacional de noticias Ed Kraszewski, portavoz de la policía ferroviaria.

Un portavoz de los bomberos citado por los medios holandeses indicó que la mayoría de los heridos graves presenta fracturas.

Entre tanto, el vocero de la empresa ferroviaria dijo que los pasajeros sufrieron lesiones menores, como moretones y raspaduras.

La evacuación de los heridos requirió docenas de ambulancias y la intervención de varios helicópteros medicalizados.

El accidente ocurrió hacia las 16H00 GMT entre la estación central de Amsterdam y la de Sloterdijk, un suburbio de la ciudad, cuando los trenes colisionaron frontalmente por causas todavía desconocidas.

En el choque se vieron implicados el tren de pasajeros que se dirigía de la capital holandesa a la ciudad de Uitgeest y el tren expreso DenHelder–Nijmegen.