Levantarse por las madrugadas, ver televisión, escuchar radio, planchar o realizar cualquier quehacer del hogar sin un sistema eléctrico fuerte y confiable, era el día a día de 14 familias de la comunidad El Chaparral, municipio de Jinotepe, Carazo, quienes esta semana han dejado atrás esas incomodidades gracias al Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (Pneser), ejecutado por el Gobierno Sandinista a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Esta comunidad de apenas 14 viviendas y 66 habitantes abastecía sus necesidades energéticas a través de una conexión artesanal, lo que redundaba en una baja potencia y por lo tanto en que nunca podían tener más que un aparato encendido en sus hogares.

“Antes si necesitábamos planchar no podíamos ver televisión ni tener una luz encendida, y si mirábamos televisión teníamos que apagar la luz porque (la energía) venía muy baja”, explicó la pobladora María Olfania Arteaga, de 39 años de edad.

“Ahora gracias al gobierno ya tenemos luz”, señaló Arteaga, quien se dedica a lavar y planchar para mantener a su humilde familia.

Si para los adultos contar con energía eléctrica es un gran alivio, para los niños y jóvenes esto es signo de una gran felicidad porque además de poder hacer sus tareas en la noche, también pueden recrearse sanamente viendo la televisión.

“Aquí había luz pero no llegaba a todas las casas y era bien bajita, y no podíamos ver tele. Yo me siento mejor, más alegre, porque tenemos la luz como debe de ser. Ahora podemos ver tele, podemos salir en la noche”, señaló la jovencita Yoselin Román.

Mario Esquivel, representante de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), aseguró que para restituirle a estas familias el derecho de una energía de calidad el gobierno invirtió 695 mil 845 córdobas en la construcción de 1.34 kilómetros de red.

Esquivel aseguró que para este año en Jinotepe se tienen programados inaugurar 20 proyectos de electrificación.

No obstante, la meta nacional es mucho más ambiciosa, ya que se pretende que al finalizar el 2014 se lleve el servicio a unas 220 mil personas.