No es ningún secreto que la nueva actualización de Windows no gusta a muchos usuarios. Pese a que Windows 7 no está disponible por separado desde noviembre de 2013, empresas como HP han decidido volver a vender ordenadores con este sistema operativo para satisfacer la demanda de los usuarios.

La compañía estadounidense anuncia en su página web ordenadores tanto portátiles como de sobremesa con Windows 7 que "vuelven por demanda popular", según asegura HP.

Además, cuentan con 150 dólares de rebaja. HP no es la única compañía que sigue comercializando dispositivos que no incorporan Windows 8.1, la última versión del sistema operativo de Microsoft.

Según ha anunciado el propio gigante informático, a pesar de que desde el 30 de octubre de 2013 no existe la posibilidad de comprar Windows 7 como producto separado, las ventas de equipos con el sistema preinstalado todavía no tienen una fecha de finalización.

Si bien es cierto que existe un importante grueso de usuarios que defienden Windows 8 y su interfaz Metro (más preparada para dispositivos táctiles), las críticas de todos los usuarios que se oponen, no han mejorado con la actualización Windows 8.1.

Hasta el mes de abril, cuando se celebre la conferencia de desarrolladores de Microsoft, seguramente no se confirmen datos oficiales sobre las ventas de Windows 8, pero lo que sí que se sabe es que Windows 9 no tardará demasiado en salir a la luz.

De hecho, una fuente cercana a Microsoft confirmaba ayer que los fabricantes comenzarán a probar Windows 9 en octubre de este año y que la nueva versión de conocido sistema operativo de las 'ventanitas' llegará en 2015, probablemente a principios de año.