Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes instó a los ciudadanos del Caribe nicaragüense a participar de las elecciones regionales programadas para el 2 de marzo, la cual desea se realicen en armonía y “sobre todo que puedan responder a los deseos y voluntad del pueblo costeño”.

Tras sostener un encuentro con pastores evangélicos en la Curia Arzobispal de Managua, el Cardenal Brenes, manifestó que espera que estas elecciones lleven mucho progreso y desarrollo a las comunidades.

Instó a los diferentes candidatos de los partidos políticos que participan en este proceso, a cumplir sus compromisos que asumen en las campañas electorales.

Promover campañas positivas

“Es interesante que podamos nosotros realizar unas campañas (pacificas) porque esto no es una guerra, es un tiempo de propuestas y yo creo que lo importante es hacer propuestas positivas, breves, concisas y exactas”.

Llamó a los candidatos a presentar propuestas y no dedicarse a ofender o descalificar a otros postulantes, pues al que hace esto último “le falta un poquito de más memoria, lo importante es ser respetuoso con las otras personas, respetar sus ideas porque somos del mismo pueblo”.

El líder católico manifestó que se debe seguir promoviendo una cultura de paz, de dialogo y de rechazar la violencia.

“Yo pienso que en Nicaragua se fomenta la cultura del dialogo, yo pienso que sí, todo mundo está hablando del dialogo, ahora es cuestión que vamos dando los pasos, hoy hay un ambiente más propicio para que en todas las líneas, la línea política, la económica, todos podamos entrar en ese ambiente (de dialogo)”, reconoció Brenes.

“El llamado que hacemos a todos los cristianos desde acá, a todos los hermanos nuestros en la Costa Atlántica, es que participen de este proceso electoral de manera cívica, alegre, que ese fervor caribeño se traduzca en alegría a ir a votar y que gane el candidato o candidata que tenga más votos”, señaló el reverendo Miguel Ángel Casco de la Coordinadora Evangélica Nicaragüense.

Llamó a los candidatos que resulten ganadores, una vez que asuman sus cargos no se alejen del pueblo y se mantengan siempre a la par de la población que les eligió.