El General Julio Cesar Avilés Castillo, jefe del Ejército de Nicaragua destacó los avances alcanzados en la Conferencia de Fuerzas Armadas (CFAC) en materia de seguridad, lucha contra el narcotráfico y mantenimiento de la paz durante el año 2013, periodo que le correspondió al país pinolero la presidencia del organismo, mismo que entregará a República Dominicana la tarde de este lunes en un acto presidido por el jefe supremo de la institución castrense y Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Durante la XXIX Reunión Ordinaria de la CFAC que se desarrolla en Nicaragua, Avilés aseguró que se ha logrado avanzar en la agenda establecida y tratando de coordinar la lucha contra las amenazas emergentes que afectan a la región, fortalecer las capacidades de la organización para atender al pueblo cuando se vea afectado por las situaciones de desastres, desarrollando el tema de operaciones de mantenimiento de la paz y desarrollo de los centros regionales.

El Secretario General de la CFAC, Coronel Juan René Icaza Jiménez, señaló que han sido logros muy importantes los alcanzados en el 2013, dado que se ha fortalecido los centros regionales de adiestramiento, de asistencia humanitaria, de operaciones de mantenimiento de paz de Naciones Unidas, de la lucha contra el crimen trasnacional, de derechos humanos y derecho internacional humanitario y de desminado internacional humanitario.

“Esos son logros muy importantes, además todo el actuar operativo que hacen las unidades de frontera de manera coordinada entre los países hermanos para luchar contra el ilícito en la zona fronteriza y las zonas litorales que afectan a nuestros respectivos países”, manifestó el Coronel Icaza.

El Almirante Sigfrido Paredes Pérez, Ministro de Defensa de República Dominicana y quien recibirá la presidencia de la CFAC, expresó que tendrán muchos retos para este año partiendo de lo desarrollado en las reuniones del Consejo Superior de la CFAC en búsqueda de consolidar los compromisos que tienen los países miembros para tener una región mucho más segura y de acuerdo a las exigencias y necesidades de las sociedades.

“El narcotráfico siempre ha sido un renglón o un flagelo que arrastra una serie de delitos conexos que afectan a nuestras naciones como tal y en la medida que podamos tener un control efectivo en las fronteras a raíz de este delito podemos mejorar indiscutiblemente las condiciones así como también subir los niveles de seguridad en nuestros países”, sostuvo el Ministro de República Dominicana.