Una empresa china anunció que está cerca de lograr la tecnología que permitirá a los padres elegir el embrión más inteligente. Los investigadores sostienen que entre el 50 por ciento y el 80 por ciento del coeficiente intelectual humano puede ser heredado.

La compañía BGI, con sede en Shezhen (sur), -el centro de investigación genética más grande del mundo- está trazando un mapa genético de genios matemáticos. La empresa ya cuenta con un lote inicial de dos mil muestras de ADN de sujetos con alto coeficiente intelectual.

Luego de culminar con el proceso de recolección de embriones superdotados, los investigadores planean compararlos con una muestra de la población general con el objetivo de aislar lo que los hace especiales.

En teoría, estos datos podrían utilizarse para permitir a los padres poder escoger 'embriones inteligentes'.

Los investigadores creen que la mayoría de los niños se encuentran a 13 puntos del coeficiente intelectual del promedio combinado de sus padres. Sin embargo, dos o tres de cada 100 niños resultan ser mucho más inteligente, según explica uno de los investigadores del proyecto, Stephen Hsu.

Algunos científicos occidentales desaprueban este tipo de prácticas por considerarlas controvertidas, pero China asegura que no es el caso.

"Imagínese lo que una pareja pagaría para asegurarse de que obtendrán el mejor de los 10 o 50 posibles descendientes, optimizando la elección de sus atributos hereditarios", escribe en su blog Bowen Zhao, quien encabeza el proyecto.

Zhao afirma que los pocos miles de dólares que se necesitan para fertilizar e implantar embriones no se pueden comparar con lo que cuesta una matrícula en Harvard o en una escuela privada.