Gran parte de la familia católica se dio cita la tarde-noche de este jueves en la Catedral Metropolitana de Managua para celebrar una Misa de Acción de Gracias en saludo al reciente nombramiento del Cardenal José Leopoldo Brenes, mismo que hiciera Su Santidad, el Papa Francisco, el pasado 12 de enero.

Durante la Misa del Santísimo, Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Brenes agradeció a Nuestro Señor Jesucristo por el llamado que le ha hecho al Sacerdocio Ministerial, concediéndole gracias especiales por designarlo como "un servidor”.

En su homilía, el también Arzobispo de Managua hizo un repaso de cómo Dios le ha concedido importantes tareas en su vida religiosa, ejerciendo como seminarista los fines de semana, como diácono sirviendo a las diversas parroquias de la Arquidiócesis, como Obispo Auxiliar, asistiendo al Cardenal Miguel Obando y Bravo, como Arzobispo, y ahora con una responsabilidad más grande, junto al Pastor Universal, junto al Vicario de Cristo, el Papa Francisco.

“El habernos creado como Cardenal no debe de ser un motivo de orgullo para nosotros, sino que el Santo Padre nos dice que es para ser un servidor, esto es lo grande del servicio ministerial. El Papa nos llama para servir, y cada vez con mayor responsabilidad”, expresó el Cardenal Brenes.

Extendió su enorme agradecimiento al Santo Padre de la Iglesia Católica, quien lo nombró como Cardenal el pasado 12 de enero, y que gracias a esta designación ahora podrá “servir no solamente a la arquidiócesis, sino también colaborar con el Santo Padre, y a toda la iglesia que peregrina en el mundo”.

La misa de acción de gracias, avivó los corazones de las decenas de familias que asistieron a la misma, y pudieron compartir de cerca con el segundo Cardenal que tiene Nicaragua. Los asistentes agradecieron a Dios por las tantas bendiciones que ha derramado sobre este país, y sobre el pueblo católico.

“Es una gran noticia que hemos recibido como católicos, como Cristianos. Tener a otro Cardenal es una bendición, Nicaragua está atravesando por un gran momento, no solamente en espíritu, sino también en los cambios que se han dado a nivel de todas las cosas”; expresó Rosario Benavides.

“Nos place que el Cardenal Leopoldo nos esté ahora dando esta misa, es una cosa que nos llena, que nos motiva y nos empuja hacia adelante. Por esto quiero enviarle muchas gracias al Papa Francisco, y decirle que siempre lo estamos esperando con los brazos abiertos desde nuestra Nicaragua”; manifestó Alberto Sánchez.

Las familias pudieron compartir con el Cardenal Brenes, y destacaron que ha sido siempre un hombre humilde que ha ejercido su apostolado por los más pobres. También lo destacaron como un religioso que siempre ha procurado la paz y la reconciliación por el pueblo a través del diálogo.