La Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) celebró hoy que Nicaragua se haya convertido en el primer país del mundo en ratificar el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco.

De acuerdo con una nota de prensa divulgada hoy en Managua y fechada en Washington por la OPS/OMS, Nicaragua firmó dicho protocolo el pasado 20 de diciembre, lo que la ubicó en la vanguardia en los esfuerzos por la eliminación de estos ilícitos.

La nota señaló que el protocolo, que busca eliminar todas las formas de comercio ilícito como la fabricación ilegal y el contrabando de productos de tabaco, forma parte del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, el primer tratado internacional de salud pública.
Se requiere que 40 Estados lo ratifiquen para que entre en vigor como ley internacional.

Destaca que otros cinco países de las Américas -Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Uruguay- ya han firmado el protocolo, y se espera que lo ratifiquen pronto.

Nicaragua fue también el primer país de la región en firmarlo el 10 de enero de 2013.

"Felicitamos a Nicaragua por su compromiso en la lucha contra el tabaco, que se evidencia en su ratificación de este protocolo que busca terminar con el comercio ilícito de productos de tabaco, el cual es una amenaza para la salud pública", subrayó la directora de la OPS/OMS, Carissa F. Etienne.

La funcionaria dijo esperar que la acción de Nicaragua impulse a otros países a ratificar este protocolo para su pronta entrada en vigor.
De acuerdo con la nota, se estima que alrededor del 10 por ciento del mercado mundial de cigarrillos es ilícito, pero en algunos países esta cifra supera el 50 por ciento.

El comercio ilícito de productos de tabaco representa un grave problema para la salud pública, ya que hace que estos productos sean más accesibles y baratos, en particular para los grupos de la población más vulnerable, como los jóvenes y las personas con menos recursos.

Además, debilita las políticas de control de tabaco y produce considerables pérdidas en los ingresos públicos por el contrabando, agregó el comunicado.

Este protocolo, aprobado en noviembre de 2012, es el primero de una serie de protocolos del Convenio Marco de la OMS que especifican medidas a tomar en áreas claves de acción.

Al igual que el Convenio Marco, el protocolo tiene rango de tratado internacional, lo que significa que requiere de la ratificación de los países por parte de sus órganos legislativos o equivalentes para que se convierta en ley.