Netflix no estuvo en el CES 2014, pero fue una de las compañías más importantes. Es más, su CEO, Reed Hasting, fue parte de las presentaciones de algunas compañías de tecnología. Y todo esto tiene una razón fundamental. Sin Netflix -y en menor medida YouTube-, los fabricantes de televisores no tendrían nada que agregarle al los equipos con 4K.

La situación de la industria de televisores es la siguiente. Después de vender televisores FullHD, empezaron a comercializar las pantallas con el efecto 3D. Pero estos equipos resultaron siendo incómodos por las gafas e innecesarios por la falta de contenido. Varios de los productores que alguna vez apostaron por el contenido 3D -como ESPN- ya abandonaron sus esfuerzos por la falta de demanda.

Ahora, los fabricantes están comercializando la tecnología de 4K como la última evolución de la televisión. Sin embargo, los televisores UltraHD tienen el mismo problema que los 3D. Todavía no hay mucho contenido para ellos. Y ahí es donde entra Netflix, con una capa roja, para salvar a las empresas.

El servicio de streaming ha dicho varias veces que va a empezar a transmitir sus series en 4K. Lo harán con la próxima temporada de ‘House of Cards’ y van a retransmitir ‘Breaking Bad’ en UltraHD. Ese era el gran miedo de los fabricantes de televisores. En este momento, no hay ninguna razón de comprar un televisor 4K. Ningún operador de cable está transmitiendo contenido en esa resolución. Sony es el único que tiene un servicio dedicado de películas 4K. Primero que un servidor que necesitaba de una actualización física y ahora lo están migrando a la nube.

Por lo tanto, el resto de compañías se han montado al bus de Netflix. Es obvio, Netflix lo puede comprar cualquier persona y es compatible con casi cualquier dispositivo. Y así están mercadeando los televisores: ‘compre un 4K porque puede ver Netflix en esta resolución’. Sin Netflix, ninguna empresa podría decir esto. Y por eso Hasting ha sido uno de los hombres más populares en el CES.

YouTube no funciona para las empresas porque no hay buen contenido en esa plataforma. Aunque hay contenido en 4K, no se puede comparar con las películas y las series que tiene Netflix listas en UltraHD.

Además, Netflix tiene un alcance global. ‘House of Cards’, por ser una serie original de la compañía, será transmitida globlamente, saltándose las complicaciones que vienen con los derechos de las series. Por ahora parece que Netflix es una parte fundamental de UltraHD y los fabricantes de televisores deberían estar agradecidos.