El primer debate presidencial en El Salvador, de cara a las elecciones del próximo 2 de febrero, fue celebrado este domingo, cuando los cinco candidatos compartieron con los espectadores sus propuestas en materia de educación, seguridad ciudadana, salud y economía.

El encuentro fue organizado por el Tribunal Supremo Electoral salvadoreño, en conjunto con la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (Asder), y cada uno de los aspirantes dispuso de cuatro minutos para plantear sus iniciativas en los cuatro temas priorizados.

La primera intervención correspondió al candidato Elías Antonio Saca, de la Coalición Movimiento Unidad, quien expresó que ”la inversión en la educación es lo más importante que realiza cada país”, motivo por cual afirmó que apostará por la educación para el trabajo.

“Durante nuestro primer Gobierno heredamos el bachillerato gratuito. Ahora apostamos por la inversión en infraestructura e innovación, tenemos que construir la carretera de oportunidades para cuando la población estudiantil salga a trabajar, podamos darle la oportunidad de salir bien educados. El primer presupuesto de la nación debe ser la educación”.

Por su parte, el candidato del Partido Salvadoreño Progresista, René Rodríguez, expuso que “la educación es la solución y apostamos por estandarizar y ampliar la infraestructura escolar, devolver la infraestructura a los profesionales, reformar el currículo educativo y adecuarlo a las necesidades del país, por la enseñanza del inglés y lenguas indígenas, formación en materia de valores e implementación de escuelas a tiempo completo”.

En tanto, Salvador Sánchez Cerén, del Frente Martí para la Liberación Nacional (FMLN) planteó “garantizar la gratuidad de la educación y el trabajo para mejorar su calidad”, recordando la necesidad de una mejor educación inicial.

“Debemos abrir espacios para la alfabetización tecnológica, entregar computadoras a los estudiantes, aplicar la enseñanza del inglés, crear la Tarjeta Joven para cancelar la mitad del transporte, ampliar los espacios de la Universidad Nacional, garantizar la calidad educativa y la formación de maestros”.

Por otro lado, Oscar Lemus, candidato del partido Fraternidad Patriota Salvadoreña, abogó por “hacer esfuerzos para que haya un verdadero desarrollo integral. “Tenemos una educación obsoleta, (cuando) la educación debe tener el 6,5 por ciento del presupuesto nacional. No podemos seguir con el sistema que tenemos, crearemos carreras basadas en la tecnología, en la calidad de la educación, la enseñanza del inglés y un Consejo de Evaluación”.

Por último, Norman Quijano, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), indicó que “apostará a la educación aumentando la inversión al seis por ciento del prepuesto nacional, para dignificar el espacio donde estudian los jóvenes”.

“Si queremos dejar de ser un país subdesarrollado debemos enseñar el inglés desde los niveles más básicos, preparar a nuestros jóvenes en las áreas que demanda el mundo globalizado, (...) profesionales en informática, mundo marino y turismo (...) pensar en la educación de tiempo completo y colocarla en el renglón principal del presupuesto nacional”.

Materia económica

En el ámbito económico, Saca señaló que el problema principal es el empleo. “Hemos propuesto créditos para el emprendimiento femenino, el Credijoven para apoyar a estudiantes, la oportunidad del primer empleo, un proyecto de ley que permita a la población mayor de 35 años conseguir trabajo y a los pensionados les garantizó un aumento”.

Luego, Rodríguez Hurtado aspira crear “una ley que elimine la burocracia y facilite la formación de empresas, llevar el comercio informal hacia la formalidad, mayor recaudación fiscal para garantizar la seguridad social, planes para modificar la política fiscal y la creación de organizaciones para combatir la usura”.

Al mismo tiempo, Sánchez Cerén manifestó que garantiza una mayor productividad para generar más empleo. “Debemos lograr que las empresas inviertan, dando tranquilidad al sector empresarial, disminuyendo la trabas burocráticas, incrementando las exportaciones y reduciendo el costo de la vida para los salvadoreños”, acotó.

Por último, Lemus propone aplicar una “dieta” al Estado, argumentando que “no podemos seguir permitiendo el despilfarro de recursos en publicidad, fiscalizando las compras del Estado”, además de rebajar los salarios de los funcionarios públicos y que estos rindan cuentas de su patrimonio.

En los venideros se elegirán al Presidente y vice-presidente para el período 2014 – 2019. El proceso se encuentra compuesto con dos rondas para que, en caso de que algún candidato no obtenga más del 50 por ciento de los sufragios en la primera ronda, se pueda convocar a una segunda vuelta pautada para el 9 de marzo.