Con más de 40 años como servidor de Dios ante el pueblo de Nicaragua el Arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo José Brenes Solórzano fue elevado a la dignidad de Cardenal de la Iglesia Católica la mañana del pasado domingo 12 de enero, nombramiento que se hará efectivo el próximo 22 de febrero en el consistorio a celebrarse en la Plaza San Pedro.

En conversaciones con El 19 Digital, el nuevo Cardenal, el segundo nicaragüense en ser nombrado en la historia del país, expresó que este nombramiento no es más que un llamado a continuar sirviendo al pueblo católico con el firme compromiso de hacerlo mejor, con humildad y sencillez.

El alto prelado de la Iglesia en Nicaragua declaró que ser Cardenal ha causado gran alegría en el pueblo católico, mismo que ha recibido el nombramiento como una gracia de parte del Señor que implica también una mayor responsabilidad.

“El Santo Padre quiere de nosotros los obispos seamos personas cercanas, que no veamos estos nombramientos como un carrerismo sino como un compromiso de mayor servicio y yo lo siento así. El hecho de haber sido creado hoy Cardenal de la Iglesia implica un mayor compromiso en servir, ser un servidor a imitación del Santo Padre y a imitación también del gran sacerdote, Cristo el Señor que nos ha dicho que él vino no a ser servido sino a ser servidor”, comentó Brenes.

Brenes reiteró que durante su misión como Cardenal continuará siendo el mismo sacerdote amigo de los fieles, con una responsabilidad mayor pero siendo un servidor del pueblo.

“Yo quiero seguir siendo ese servidor, porque una de las cosas que yo siempre le pido al Señor en una oración pequeña y muy sencilla, en primer lugar ser muy humilde, ser sencillo y ser testigo de su amor y eso se lo pido de todo corazón […] Yo le pido al Señor que me dé la humildad y que no me dé la tentación de que yo pierda mis pies sobre la tierra y de manera especial que yo no pierda el conocimiento de mis orígenes, mis orígenes son orígenes sencillos”, puntualizó.

Papa Francisco nos está mostrando su manera de pastorear

Según Brenes la escogencia de los 19 nuevos cardenales, de los cuales 5 corresponden a la región latinoamericana, es una muestra de la descentralización que el Santo Padre quiere hacer desde Roma y es una manifestación de su manera de llevar adelante el pastoreo, el Gobierno de la Iglesia a nivel mundial, teniéndolos a nivel de regiones para que puedan presentar las inquietudes.

Un gran significado para Centroamérica

El Cardenal Brenes manifestó que su nombramiento ha causado alegría a nivel centroamericano, ya que desde diversos países del Istmo ha recibido felicitaciones y muestras de apoyo en esa nueva misión que comenzará a emprender para servirle al pueblo católico.

“No hay duda, yo me siento un sacerdote, un obispo querido por este pueblo y ustedes los periodistas lo pueden palpar cuando hacemos como Conferencia la visita a las diversas diócesis, me llama la atención el cariño que manifiestan muchísimas personas para mi persona, hay señoras mayores que dicen que Dios les concedió la gracia de no morirse sin haberme conocido, que ellas me ven por la televisión, me escuchan por la radio”, agregó.

Un seguidor del camino del Cardenal Miguel

Ante este nuevo nombramiento, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien también fuera el mentor de Brenes, extendió sus felicitaciones y apoyo a ese nuevo caminar.

“Yo le tengo mucho cariño al señor Cardenal (Miguel). Yo lo considero no solamente como un hermano en el episcopado, sino como un padre. Él me enseñó muchísimo de lo que soy ahora”, reveló Brenes al recordar el apoyo que recibió de Su Eminencia Reverendisima durante su época de seminarista para que realizara estudios en México y Roma, además de haberlo nombrado su Obispo Auxiliar durante su Arzobispado en Managua entre 1988 y 1992.

“Hemos mantenido una amistad muy bonita y él (Cardenal Miguel) recordaba todos estos momentos y yo le decía: Eminencia yo voy a seguir sus mismos caminos y él me decía: usted sabe hacer caminos, usted lo hace bien, usted ha caminado bien y sé que lo va a hacer bien. Recibí unas palabras de mucho cariño, de manera especial su oración para que esta misión yo pueda llevarla adelante y me dijo que yo contaría con su amistad y bendiciones”, sostuvo el Cardenal Brenes.

Comandante Daniel y Compañera Rosario desean éxito en nueva misión de Cardenal

El Cardenal Brenes declaró que el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo le manifestaron sus muestras de cercanía y sus oraciones para que esa nueva misión que el Señor le ha encomendado a través del Santo Padre la pueda llevar adelante y para que su misión en Nicaragua sirva para que todos los nicaragüenses hagan del país una patria mejor y de diálogo a través de su oración y testimonio de vida.

Finalmente el Cardenal Brenes agradeció las muestras de cariño y oraciones del pueblo nicaragüense mostradas a través de llamadas telefónicas y de las redes sociales ante ese nuevo postulado de servicio de amor y fe que emprenderá desde el 22 de febrero.