En sólo siete años Nicaragua ha pasado de la calamidad a la esperanza, de la bancarrota a la senda del desarrollo económico social y en el país se ha propiciado la unidad y la reconciliación de las familias en un ambiente de Paz y tranquilidad.

En siete años, bajo la dirección del Comandante Daniel Ortega Saavedra, Nicaragua ha cambiado radicalmente, asegura Ana Isabel Morales, Ministra de Gobernación. De igual manera opina el analista político William Grigsby, quien explica que en Nicaragua se ha realizado un trabajo integral cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de la población.

Entrevistados en la Revista En Vivo, que se transmite por Canal 4, ambos panelistas estuvieron de acuerdo en que ahora las familias encuentran luz y esperanza en sus vidas, las que han sido dignificadas por medio de procesos de restitución de derechos y donde pueden sentirse confiadas de que existe una propuesta de desarrollo de nación.

Morales enfatizó que desde el 2007, cuando el Frente Sandinista retoma el Gobierno de Nicaragua, el Presidente Daniel Ortega traza las líneas de desarrollo económico a lago plaza, mismas que se desarrollan de manera clara, definida y firme.

La ministra recordó que el país ha sido merecedor de reconocimientos internacionales por la implementación de políticas y ejecución de programas que impactan en la reducción de la pobreza, además se ha avanzado y alcanzado logros importantes en temas como la equidad de género, el modelo de atención a las emergencias, organización comunitaria para la salud, la educación, prevención de la violencia juvenil e intrafamiliar.

A la par, en el país se ha mejorado la infraestructura, caminos rurales, carreteras, vías de acceso, telecomunicaciones, entre otros indicadores que reflejan las nuevas y mejores condiciones de vida en el país.

Respecto a los derechos de las mujeres y la juventud, Morales dijo que desde el 2007 Daniel inició una política de estado de restitución de derecho hacia esos grupos de población.

Explicó que el cambio ha sido trascendental y hoy se puede ver a la mujer con igualdad de participación en la toma de decisiones a todos los niveles, algo que ha sido reconocido por organizaciones internacionales, que sitúan a Nicaragua en el 9no puesto a nivel mundial donde existe más participación de mujeres.

Además sostuvo que en las decisiones de este país la mujer decide y participa gracias al impulso de leyes que reconocen el derecho de la mujer para decidir y participar en todos los ámbitos.

Por su parte el analista político William Grigsby, aseguró que Nicaragua ha pasado de la calamidad a la esperanza.

Grigsby subrayó que los nicaragüenses tienen la certeza de que el país va avanzando y derrotando a la pobreza.

Destacó los logros del Gobierno Sandinista alcanzados en temas particulares como electrificación, reducción del hambre, acceso a microcréditos, reducción de la mortalidad materna, entre otros.

El analista precisó que para alcanzar esos logros, la manera de gobernar del Presidente Daniel Ortega ha sido fundamental, y señaló que la búsqueda del diálogo, el consenso y la articulación de fuerzas, son en definitivo importantes en ese estilo de gobierno.

Por otro lado, reconoció que el gobierno sandinista se centra en la gente, es decir, convierte a la gente en el centro, en protagonistas y existe la certeza de que ese enfoque es el camino correcto.

Además valoró la importancia de que Nicaragua se haya sumado al ALBA, donde se impulsa una visión común para el desarrollo de los pueblos.