El gobierno del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo orientaron desde noviembre la creación de un sistema de monitoreo de las tormentas solares y sus posibles efectos sobre las redes de comunicación, energía y agua potable en el país, explicó el doctor en cambio climático y ciencias ambientales, José Antonio Milán Pérez.

El doctor Milán presentó el nuevo sistema de monitoreo sobre el comportamiento de las tormentas solares en una de las salas del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), desde donde están trabajando para alertar sobre las afectaciones que puedan provocar este tipo de fenómeno originados en la superficie solar.

Este monitoreo es el inicio de un esfuerzo que paulatinamente irá estudiando estos fenómenos, explicó el doctor en Ciencias Ambientales, quien destacó que el gobierno del presidente Daniel Ortega ha trabajado en el sistema nacional de prevención y atención a desastres, lo que ha permitido un salto cualitativo en la calidad y en indicadores de alertas tempranas.

“Todos estamos más informados de los eventos que están ocurriendo y se están recibiendo en tiempo muy cercano al real, lo que hace que se reduzca en cierta forma la vulnerabilidad de una empresa o institución informada, la que se encuentra más preparada para asumir las vulnerabilidades y asumir el riesgo”, explicó el doctor Milán.

De acuerdo con el compañero Milán, el sistema además de monitorear toda la actividad geofísica, climática, meteorológica y oceanográfica que se lleva a cabo en el país, se está empezando a monitorear las llamadas tormentas solares.

Recordó que las tormentas solares son eventos de carácter natural que producen alteraciones en el campo geomagnético de la Tierra, fenómeno que parte de manchas solares que terminan en explosiones solares y se convierten en tormentas que afectan distintas actividades del planeta.

Tormenta de categoría baja

El doctor Milán explicó que desde el siete de enero la tierra está siendo afectada por una tormenta solar tipo S-2, cuya afectación es baja. La categoría más baja es la S-1 y la más alta es la S-5, que ya es considerada grave.

Pese a la tormenta solar que ha estado bañando a la Tierra, el doctor Milán dijo que no ha habido pérdida de señal de radio, ni interferencias en las comunicaciones, al tiempo que señaló que se calcula que ese evento solar culminará el viernes.

Reiteró que estas afectaciones solares se vienen monitoreando desde noviembre del año pasado y se está intentando correlacionar si estas tormentas generan otro tipo de efectos como en los medios marinos, comunicaciones, navegación espacial, satélites, aviación comercial, sistemas de posicionamiento global y en sistemas biológicos de las aves migratorias que pierden la orientación dado que ellas se orientan por el campo magnético de la Tierra.