Cada once años se producen en el sistema solar el fenómeno conocido como tormentas solares, consistente en radiaciones electromagnéticas provenientes del astro mayor, las que hoy estarán golpeando al planeta Tierra y que podrían generar algunas afectaciones.

Por tal razón las diferentes instituciones y organismos encargados del estudio de estos fenómenos se encuentran en constante monitoreo, tomando en cuenta que las tormentas han alcanzado hasta el momento la escala S3, lo cual podría crear algún tipo de afectación a nivel mundial.

Las tormentas solares iniciaron desde ayer consistiendo en una explosión violenta en la atmósfera del Sol con una energía equivalente a millones de bombas de hidrógeno. Las tormentas solares tienen lugar en la corona y la cromósfera solar, calentando el gas a decenas de millones de grados y acelerando los electrones, protones e iones pesados a velocidades cercanas a la luz.

El astrónomo nicaragüense Allan Pacheco, manifestó que a pesar de que este fenómeno tiene una duración de entre 24 y 48 horas, no se puede descartar las afectaciones que este podría ocasionar al mundo entero en el caso de que la radiación electromagnética alcance el nivel S4.

“Las emanaciones salieron ayer del sol, hoy ya están en nuestro planeta, ayer por la tarde las emanaciones se encontraban en el nivel S2 que es considerada como moderada, sin embargo en la madrugada de hoy alcanzó el nivel S3 el cual representa cierto nivel de peligrosidad, si estas alcanzaran el nivel S4 sería catastrófico para el sistema de telecomunicaciones a nivel mundial”, señaló.

“Las tormentas solares interrumpen la señal de los satélites, ocasionando así un verdadero riesgo para los sistemas electrónicos, es por ello que existe una preocupación a nivel mundial ya que se verían afectados los sistemas bancarios, las comunicaciones satelitales y otras áreas que dependen de este sistema” añadió.

Aún no se reportan afectaciones en la salud humana ni en el medio ambiente a causa de estos fenómenos, sin embargo es importante mantenerse atento ante la alerta mundial ya que en el caso de que el fenómeno alcanzara un nivel más alto las autoridades tendrían que tomar las medidas necesarias para que no se produzca mayor afectación en las comunicaciones.