El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) desmintió públicamente una serie de mal informaciones que algunos medios de comunicación publican para desorientar a la población en el tema de la seguridad social y los acuerdos que se alcanzaron para fortalecerla.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, denunció que existen una serie de titulares y situaciones que no reflejan la realidad a la cual se ha buscado cómo responder en un proceso de negociación que se dio entre todos los sectores involucrados en el fortalecimiento de la seguridad social en el país.

Ante esas manipulaciones mediáticas, Aguerri indicó que para la empresa privada la negociación resultó en acuerdos parciales, reconociendo que hasta el momento la mayor responsabilidad con las medidas implementadas esta recayendo sobre el sector empresarial.

En ese sentido, manifestó que el 70% de los trabajadores afiliados al INSS que devengan menos de dos salarios mínimos y el 100% de los jubilados (cuya pensión promedio es de 3 mil 800 córdobas) no son afectados por las medidas adoptadas, entre las que destacó la de incrementar el salario de la pensión en función del salario promedio del INSS y no del salario promedio mínimo.

Ante esa situación, explicó que son las empresas, donde trabajan unos 600 mil nicaragüenses, las que están asumiendo el 75% del costo de esa medida, mientras que el Estado asume un 25% como empleador.

No obstante, aclaró que los trabajadores afectados por las medidas acordadas son los funcionarios que ganan salarios superiores a los mil 500 dólares, los cuales se calculan en 9 mil 500 personas en todo el país.

Aguerri también detalló que como parte de la aplicación de la medida del 1% que el sector privado acordó aportar para la seguridad social y la medida del nuevo techo de aporte de los funcionarios con sueldos superiores a mil 500 dólares, la empresa privada está aportando al INSS nuevos ingresos por el orden de los 900 millones de córdobas, donde no se está afectando a la mayoría de los trabajadores del país.

Asimismo, dejó claro que el tema del aporte del sector privado a la seguridad social no se trata de trasladar los costos al consumidor final.