Con el tránsito a la inmortalidad este miércoles de Gloria Martinez, “La Cachorra”, se ha apagado una de las voces militantes sandinistas más conocidas, pero no así la llama que durante décadas llenó de vigor la marcha del Frente Sandinista hacia la victoria y con ello a la restitución de los derechos de las grandes mayorías nicaragüenses.

En su lecho de enferma en el Hospital Roberto Huembes, Gloria, con sus 90 años de edad, nunca dejó de proclamar su Sandinismo combativo.

“Estoy en el hospital peleando con la ‘pelona’”, refirió al Programa Hablemos de Tu Nueva Radio Ya, en una de sus últimas comunicaciones por radio, a las que era bastante aficionada.

Tanto amor le tuvo al Frente Sandinista que esperaba seguir viviendo más años para darle lo mejor de sí al sandinismo y a los nicaragüenses.

“Tengo 90 años de edad pero espero en Dios que llegue a los 110, porque yo necesito vivir para darle vida y fuerza a los nicaragüenses para que sepan que ser sandinista es ser valiente, para que sepan que ser sandinista es ser contra toda clase de injusticias, para que sepan que ser sandinista es tener el puño en alto y a Daniel en el poder”, aseguró en esa ocasión.

Para Martinez, una de las grandes obras del Frente Sandinista fue la Cruzada Nacional de Alfabetización, cuando miles de jóvenes se internaron en las montañas para enseñar a leer y escribir a los campesinos.

Recordó que esa hazaña fue empeñada por la Contra, la cual financiada por los Estados Unidos, llenó de sangre los campos donde se trataba de llevar la luz del saber al campesinado.