Nicaragua invirtió en los últimos siete años unos mil 500 millones de dólares para la explotación de fuentes limpias de energía, que aminoran la dependencia a los hidrocarburos y favorecen el medio ambiente, indican datos oficiales.

Según el Ministerio de Energía y Minas, la atracción de capitales con vistas al cambio de la matriz energética nacional podrá totalizar dos mil 500 millones en 2018, como parte de los planes iniciados por la administración del presidente Daniel Ortega en 2007.

Entre las obras previstas para este año figura la instalación de 20 aerogeneradores en el proyecto Albavientos, los cuales producirán alrededor de 40 megavatios que serán inyectados al sistema electroenergético del país.

El Plan de 2014 incluye también la continuidad del proyecto hidroeléctrico Larreynaga, cuyos primeros aportes podrían concretarse en el primer semestre, sostienen los pronósticos institucionales.

Mientras se prevén negociaciones con empresarios brasileños en función de comenzar las obras del complejo hidroeléctrico de Tumarín, considerado uno de los más importantes debido al potencial existente. Por sus características naturales, Nicaragua cuenta con vastas posibilidades para el uso de fuentes hídricas, geotérmicas y eólicas, así como para el aprovechamiento de la energía solar y de la proveniente de la biomasa.

La atracción de capitales foráneos para el desarrollo del sector denota la conjugación de iniciativas privadas y gestiones gubernamentales, que permitieron aumentar la participación de las fuentes renovables en la generación de electricidad.

De acuerdo con Energía y Minas, en 2013 más del 51 de la producción de electricidad provino de fuentes renovables para una evolución positiva frente a 2006 cuando la correlación era apenas de un 20 por ciento.

Informes gubernamentales dan cuenta además de que la Agencia de Promoción de Inversiones (ProNicaragua) espera obtener este año unos 150 millones de dólares para ampliar la contribución.

Climascopio 2013, un estudio especializado en la materia, indicó en octubre último que Nicaragua logró inscribirse entre los países de América Latina y el Caribe con mayores avances en cuanto a inversiones en energías renovables.

En 2010 esta nación en marcha un ambicioso plan de electrificación que cubriría a casi dos millones de habitantes en las zonas rurales mediante el uso de energías renovables, distinguió el análisis del Bloomberg New Energy Finance.

El mismo examen observó que Nicaragua es el tercer país más atractivo para la inversión en energía limpia y renovable, después de Brasil y Chile.