Nicaragua cerró el año 2013 con una inflación acumulada del 5.54 por ciento, menor a la registrada en 2012, cuando alcanzó el 6.62 por ciento, informó este lunes el Banco Central de Nicaragua (BCN).

“El anterior resultado estuvo principalmente determinado por el comportamiento de los precios en las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas; alojamiento, agua, electricidad y otros combustibles; y restaurantes y hoteles, los que en conjunto explicaron el 61.6 por ciento del resultado acumulado del indicador”, señaló la fuente.

En cuanto al análisis regional, el BCN indicó que en Managua se registró una inflación acumulada de 5.34 por ciento, mientras que en el resto del país fue de 5.92 por ciento.

“Finalmente, la inflación subyacente, que excluye los bienes volátiles y precios administrados, se ubicó en 5.18 por ciento, con una ligera tendencia de continuar hacia la baja”, señala el Banco Central.