La comunidad católica de Managua se hizo presente a la catedral Metropolitana para escuchar el mensaje de año nuevo en la eucaristía oficiada por Monseñor Leopoldo Brenes, quien durante su intervención hizo un llamado a las familias, a mantener la unidad y a tener presente el mensaje y ejemplo de amor que nuestro señor Jesucristo dejó a su pueblo.

Brenes además instó al pueblo creyente a ser luz y de esta manera llegar al encuentro con Jesús, siendo ejemplos a través del testimonio, logrando de esta manera ser guías para aquellos que luchan ante los conflictos y así ayudarlos a estar en gracia con el salvador del mundo.

“A través de nuestra fe y las buenas acciones que realizamos podemos ser ejemplo para nuestros hermanos, basta con que reconozcamos a Jesucristo como nuestro redentor y rey. En este año de la familia debemos acercarnos a nuestro padre celestial, no levantemos de nuestros hogares los pesebres que representan a la sagrada familia, pidámosle por la nuestra y por esa gran familia nicaragüense” añadió.

De igual manera, el líder religioso destacó que el consuelo y la solución a las dificultades están en la palabra de Dios y en la puesta en práctica de las buenas acciones.

“En la vida comunitaria siempre hay problemas pero lo importante es buscar con calma la solución, lo importante es sentarse y ver las nuevas perspectivas y nuestro señor Jesucristo es esa luz que siempre está con nosotros y ha venido para iluminar nuestros caminos” destacó.

Además recordó la celebración de la llegada de los reyes magos, quienes guiados por la luz de una estrella llegaron hasta el lugar donde se encontraba el niño Jesús a quien con mucha benevolencia otorgaron las ofrendas.

“Los reyes se arrodillaron al ver a nuestro salvador, es por ello que llevaron esas tres ofrendas, oro, incienso y mirra, esto como símbolo de reinado, grandeza y sacrificio, debido a esto yo insto a las familias a que no se desesperen cuando hay tempestades, hay que meditar, reflexionar y siempre buscar el testimonio de la sagrada familia y cuando Cristo está en nuestro corazón él nos va a bendecir” manifestó.

De esta manera el pueblo cristiano católico se prepara para estar en unidad, amor y paz durante este año que será dedicado a la unidad y la comunión de las familias, de los pueblos y de los nicaragüenses.