El delegado presidencial de Nicaragua para el dragado del río San Juan, Edén Pastora, celebró hoy la decisión de la Interpol de retirar la nota roja de su búsqueda y captura, que había circulado a nivel mundial en diciembre pasado.

En declaraciones a un canal de televisión local, Pastora demandó una investigación de parte de Interpol, la cual, según el exguerrillero conocido como “Comandante Cero” derivaría en “una sanción” contra quien resulte responsable de emitir la orden de búsqueda y captura emitida el 15 de diciembre.

Pastora dijo que espera “una disculpa” del organismo internacional porque violaron sus derechos humanos, al incluirlo en la página en internet de Interpol en la lista de los delincuentes más buscados en el mundo.

Calificó de “gran propaganda gratuita” de doña Laura Chinchilla, la presidenta de Costa Rica, al solicitar su captura para que enfrente un proceso judicial por presuntos delitos de usurpación de bienes de dominio público e infracción a la ley forestal en territorio costarricense.

Pastora se declaró inocente de las acusaciones costarricenses. “No he cometido ningún delito, limpié dos áreas” en el delta del río San Juan, en el extremo sureste del país, en el Caribe, una zona en litigio entre Costa Rica y Nicaragua, anotó.

Reiteró que ha actuado en calidad de “funcionario público” del gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega.

“Cumplo órdenes”, dijo respecto al dragado del río, origen de la disputa que terminó en un juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

La acusación “no tenía ni pies ni cabeza fue una payasada de doña Laura (Chinchilla) tratando de recuperar el prestigio” político frente a un proceso electoral, expresó el exguerrillero sandinista.

Consideró que las gestiones de la Cancillería y la Policía de Nicaragua rindieron sus frutos.

El pasado 22 de diciembre, Nicaragua “exigió” el retiro de la orden internacional en contra de Pastora y acusó a Costa Rica de “mala fe y provocación”.