Al menos 300 inmigrantes fueron rescatados por la marina italiana y por los servicios costeros griegos en aguas de sus respectivos países, anunciaron las autoridades este jueves.

La Marina italiana socorrió a unas 200 personas originarias de diversos países de África y de Pakistán que viajaban en una embarcación de 10 metros de largo en la que no había chalecos salvavidas.

La embarcación fue localizada a las 19H30 (18H30 GMT) a unos 130 km al sur de la isla italiana de Lampedusa por unos helicópteros militares desplegados en el mar Mediterráneo en el marco del operativo Mare nostrum (en alusión al mar Mediterráneo), lanzado por el Gobierno italiano a mediados de octubre pasado para reforzar su dispositivo militar en la zona.

"Teniendo en cuenta el hecho de que el mar estaba agitado, el elevado número de personas presentes en el barco y las precarias condiciones de navegación, se lanzó un procedimiento de emergencia a las 20H11 (19H11 GMT)", explicó un comunicado de la marina militar.

Los 233 migrantes -originarios de Eritrea, Nigeria, Somalia, Zambia y Pakistán, y entre los que había siete mujeres, fueron transferidos al navío militar "San Marco" y fueron llevados al puerto de Augusta, en Sicilia al sur de Italia, "por indicación del Ministerio del Interior", donde fueron atendidos, precisó el texto.

Por otra parte, los guardacostas griegos anunciaron este jueves que habían socorrido a 85 inmigrantes, incluyendo mujeres y niños, quienes viajaban en un velero que se encontraba a la deriva en el sudeste del mar Egeo.

El barco perdió el control debido a la fuerte marejada que reinaba en esas aguas, con vientos de fuerza 5 a 6 y potentes lluvias acompañadas de granizo.

En la operación de rescate, que se prolongó durante toda la noche, participaron cuatro buques que salieron del puerto de la isla, una fragata de la marina y dos buques de carga.

Fuentes oficiales indicaron que por ahora se desconocen tanto las nacionalidades de los indocumentados como la ruta que tomó el velero.

UE evalúa medidas

La comisionaria europea del Interior, Cecilia Malmstrom, declaró a medios internacionales el pasado 4 de diciembre que "La Comunidad Europea está lista para explorar posibilidades de entrada protegida a la UE que permitan a ciudadanos extracomunitarios pedir asilo desde fuera de la Unión sin tener que embarcarse en peligrosos viajes para acceder a Europa".

Los ministros de Interior de la Unión Europea debatieron un conjunto de propuestas que tienen por finalidad frenar la inmigración clandestina a su territorio, comenzando por la ampliación tanto de los canales legales de acceso a la Unión como de los programas de cooperación con los países miembros.