En saludo al año que comienza, la feligresía católica festejó este 1 de enero una solemne procesión del Santísimo Sacramento que recorrió las calles de Managua desde el Colegio Cristo Rey hasta culminar en la Catedral Inmaculada Concepción de María.

Con esta solemne procesión, la primera del año, los fieles católicos no solamente saludan el nuevo año sino que también se proponen metas a cumplir durante el 2014 en búsqueda de mantener la paz y tranquilidad en sus corazones, así como pedir a Dios les conceda mucho amor y fraternidad a las familias nicaragüenses.

“Estamos iniciando el año y el pueblo católico se reúne para expresar su fe en que nuestra vida, nuestro futuro está en las manos del Señor y por eso acuden aquí numerosos para manifestar esa fe y pedir bendiciones para este año nuevo”, expresó Monseñor Miguel Mantica Cuadra, Vicario Episcopal de Pastoral de la Arquidiócesis de Managua.
Ernesto Canales manifestó que la procesión del Santísimo es una oportunidad para que todos los nicaragüenses pidamos paz en el mundo, desarrollo, fraternidad entre los nicaragüenses y la unión de las familias.

Rafaela González aseguró que participar esta fiesta católica es una oportunidad para iniciar un nuevo año lleno de fe y de amor para beneficio de todos los nicaragüenses y para beneficio de todos los nicaragüenses y las familias en Nicaragua.

“Este es un nuevo comienzo para todos los nicaragüenses, un nuevo año que nos traerá muchos desafíos en lo personal, en el trabajo, en la familia, pero sobre todo para impregnarnos de la fe y del amor de Dios”, dijo Melissa Valeria Meza.

Miles de creyentes católicos aguardaban la llegada de la procesión resguardada por el Arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes Solórzano, a la Catedral Metropolina para recibirla entre aplausos y bajo una ligera brisa, misma que fuera interpretada como una bendición de Dios en este nuevo año.

A su llegada a la Catedral dio inicio la solemne eucaristía, una Misa Campal presidida por el Arzobispo de Managua Monseñor Leopoldo Brenes Solórzano y el Nuncio Apostólico Monseñor Furtunatus Nwachukwu, actividad que contó con amplia participación de los fieles que, bajo el inclemente sol y una ligera brisa, acudieron a escuchar las Buenas Nuevas este 1 de enero del 2014.

Hay que fortalecer a la familia

Con el lema de Fraternidad, fundamento y camino para la paz, mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz, Monseñor Leopoldo Brenes Solórzano dio inicio a la homilía de este 1 de enero para destacar que ese es el gran reto que todos los nicaragüenses deben asumir desde el deseo del Santo Padre y de los Obispos de la Conferencia Episcopal que han proclamado el 2014 como el Año de la Familia.

En ese sentido, el Arzobispo de Managua hizo un llamado a fortalecer a las familias nicaragüenses en fraternidad para ser instrumento y fundamento de la paz, misma que se ve amenazada en muchas ocasiones desde esa fuente como es la familia.

“El Santo Padre nos dice: debemos de recordar que la fraternidad se empieza a aprender en el seno de la familia, sobre todo gracias a las responsabilidades complementarias de cada uno de sus miembros, de manera especial del padre y de la madre”, añadió.

Monseñor Brenes afirmó que uno de los retos para este año es la consolidación de las familias y que cada uno de los nicaragüenses puedan sentarse alrededor de la sagrada familia para evaluar y proponerse como superar las debilidades que tienen y como fortalecer cada día más los valores que viven y solucionar las dificultades en el matrimonio con el dialogo.
Destacó que un impedimento para la verdadera paz también lo es el acaparamiento de las riquezas en pocas manos y que el Santo Padre lo dice en su mensaje que para vencer la pobreza la fraternidad es la premisa importante, un reto que debe ser afrontado con toda la responsabilidad que implica de ser hermanos.

2014 un año de camino a la paz

El representante de la Santa Sede en Nicaragua, el Nuncio Apostólico Monseñor Furtunatus Nwachukwu, reiteró que el deseo para este 2014 es que sea un año de camino a la paz, de camino a la fraternidad, fraternidad fundamentada en Cristo, mensaje emitido por Su Santidad desde el inicio de su pontificado haciendo especial énfasis en el caminar a la fraternidad.

“Que Nicaragua en este año pueda también redescubrir siempre de nuevo la fraternidad, que pueda siempre tener el camino de fraternidad, el único camino que conduce a la paz. Mi deseo, mi mensaje es un mensaje, un deseo de la paz, de la paz a todo el pueblo nicaragüense, es un camino que se funda en Cristo, que Cristo nuestro Señor sea la paz de todos ustedes”, agregó Monseñor Nwachukwu.