Este 31 de diciembre se cumplen 41 años que el beisbolista puertorriqueño de las Grandes Ligas, Roberto Clemente, decidió emprender aquel fallido vuelo para traer ayuda a las familias damnificadas del terremoto que derribó a Managua en 1972.

Dos poderosas razones empujaron a la estrella de Los Piratas de Pittsburg para viajar hasta la capital de Nicaragua. La primera fue por el gran amor que le tenía a este pueblo, y la segunda razón -naturalmente implicada con la anterior- porque la dictadura somocista estaba protagonizando uno de los más negros episodios de la historia del país.

Managua había quedado devastada. Un terremoto de 6.2 grados en la escala sismológica de Richter le había quebrado las piernas a una de las ciudades más pujantes de Centroamérica; el comercio, las calles, los edificios, todo estaba convertido en ruinas.

La solidaridad de los países hermanos no se hizo esperar, ante un desastre que volcó los ojos del mundo hacia Nicaragua, sin embargo, la Guardia Nacional (G.N.), jefeada por el dictador Anastasio Somoza Debayle, fue la que más ventaja sacó de aquellas donaciones internacionales.

Posteriormente (en 1979), durante la gloriosa Revolución Popular Sandinista, el pueblo logró su añorada libertad, derrocando al régimen somocista.

El cronista deportivo, Enrique Armas, coincide con muchos otros historiadores y expertos de 'El Deporte Rey' al considerar que Roberto Clemente se mostró preocupado por el saqueo de las donaciones que la G.N. estaba indolentemente ejecutando en un momento tan doloroso para estas familias.

"Clemente escuchó en la radio y la televisión de Puerto Rico, que la Guardia Somocista, con sus camiones, se estaba robando la ayuda que todos los países hermanos estaban enviando desde todas partes del mundo, es por eso que él mismo decide entregar la ayuda personalmente", indicó durante una entrevista a El 19 Digital.

Armas, quien actualmente funge como Vicealcalde de Managua, recordó que la estrella boricua había estado cerca de tres semanas en este país durante el glorioso XX Campeonato Mundial 'Nicaragua Amiga 72', pocos días después (23 de diciembre), la ciudad se vino abajo con el terremoto.

"Clemente vino como Manager de la Selección de Puerto Rico. Se enamoró de Nicaragua. Se conmovió mucho al saber que el pueblo con el que él había festejado ese campeonato mundial estaba en escombros, y comenzó a recoger ayuda para traer a los damnificados", explicó.

Gobierno y pueblo de Nicaragua honran la memoria de Roberto Clemente

A más de cuatro décadas del transito a la inmortalidad de uno de los mejores jardineros derechos de la historia, tanto los managuas, como familias de todos los departamentos de este país, lo continúan recordando.

El legado del puertorriqueño se refleja en la sonrisa de esos niños y niñas que hoy gozan de un país en crecimiento; las nuevas generaciones de beisbolistas siguen su ejemplo; la Managua en escombros a la que extendió su solidaridad, ha emergido de las cenizas y el polvo.

El Director de Béisbol del Instituto Nicaragüense de Deportes, Carlos Reyes Sarmiento, indicó que el aprecio y reconocimiento que el pueblo tiene por la figura de Roberto Clemente es enorme, contando con varios lugares que llevan su nombre, incluyendo una clínica (ubicada en el barrio Larreynaga), una escuela en Ciudad Sandino y un estadio en el departamento de Masaya.

El experto sostuvo que son muchos los equipos de béisbol que honran la memoria del jugador de las Grandes Ligas; además, el mismo Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, han impulsado la construcción del Estadio Infantil de Béisbol 'Roberto Clemente', uno de los más modernos de Centroamérica, e inaugurado en mayo de 2013 en el céntrico Parque Luis Alfonso Velásquez Flores.

Se desprende de su fiesta de fin de año para ayudar a 'terremoteados'

Reyes Sarmiento destacó que lo más hermoso que hizo el beisbolista fue venir a ayudar al pueblo de Managua aquel 31 de diciembre de 1972, incluso sacrificando su fiesta de fin de año, precisamente por ese amor que le tenía a este país.

"Se desprende de esa maravillosa noche de fiesta. Cuando Roberto se da cuenta que la Guardia Somocista se estaba robando la ayuda, él se molesta, y da algunas declaraciones, y explica que él tiene que venir a Nicaragua, porque no era posible que estuvieran jugando con la necesidad de la gente", citó.

El historiador deportivo, Francisco Pavón, fue cronista radial en la ciudad de Masaya durante Clemente estuvo de visita en el país, en ocasión al Campeonato Mundial de Béisbol. Recordó el impacto que tuvo días después cuando la muerte de la estrella de Los Piratas de Pittsburg se conoció en los diferentes medios de comunicación de la época.

"Fue un golpe duro que conmovió a todo el pueblo de Nicaragua. A pocos kilómetros de haber despegado el avión, se va al mar; probaron el avión varias veces, y le dijeron que tenía fallas, pero él quiso venir a pesar de esto; la verdad es que nunca apareció su cuerpo, apareció nada más un par de fuselaje"; rememoró lamentando.

Pavón refirió que el campeón quiso mucho a Masaya, sobre todo porque habían importantes jugadores, además de "que le gustaron las hamacas y dio a hacer unas con la bandera de Puerto Rico y Nicaragua para su equipo"; "también le gustaron las guayaberas de colores que hacían estas familias", sostuvo.

El Movimiento Deportivo Alexis Argüello de la Juventud Sandinista 19 de Julio, promueve una serie de actividades para honrar la memoria de Roberto Clemente, entre estas, jornadas de béisbol infantil.

"La Juventud Sandinista y el pueblo de Nicaragua lo recuerda con gran amor; recuerda su ejemplo de solidaridad durante el terremoto del 72. Lo recordamos con su ejemplo de lucha en nuestros corazones", indicó Denis Orozco, miembro del Equipo Nacional de este movimiento.

El joven destacó que la solidaridad de Roberto Clemente sigue siendo honrada a través de las diferentes restituciones de derechos a las familias nicaragüenses que continúa emprendiendo con mayor fuerza el Gobierno Sandinista en esta segunda etapa de la revolución.