Yaritza López Mejía fue una de las muchas mujeres que demostraron su alegría cuando se dio por inaugurado el proyecto de normalización de la energía eléctrica en los asentamientos 25 de febrero, Carlos Núñez y Villa Canadá, el cual fue ejecutado por el Gobierno Sandinista, a través de la Empresa Nacional de Transmisión eléctrica (ENATREL).

La puesta en marcha de este programa está permitiendo que muchas de las familias estén mejorando sus niveles de vida en estos barrios que fueron abandonados por las políticas neoliberales de los gobiernos de Arnoldo Alemán, Violeta Chamorro y Enrique Bolaños que desoyeron las demandas sociales de la población y principalmente de estos asentamientos que fueron creciendo abandonados y sin esperanza durante la década de los años 90.

Siete años después que nuevamente el Gobierno Sandinista liderado por el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, retomó la administración del país, asentamientos como el 25 de febrero han cambiado mucho para protagonismo de las familias.

Ahora que Yaritza tiene seguridad de que la energía no tendrá interrupciones por falta de capacidad del tendido electrico, está ahorrando junto a su marido Carlos Manuel Moreira para comprar un televisor nuevo, pues el anterior se les descompuso por los constantes bajones inesperados de energía.

Ese pesado televisor de Yaritza es historia, la última vez que dio una imagen fue hace 4 años cuando un fuerte bajón de energía provocó que algunos electrodomésticos de las familias del barrio 25 de Febrero se descompusieran.

“Al principio fue muy difícil porque teníamos que acarrear agua desde largas distancias y la energía eléctrica se trajo de un poste que estaba por Villa Venezuela (existe una distancia de al menos 800 metros) y así fue surgiendo este barrio”, cuenta Yaritza que poco a poco viene siendo protagonista de los diferentes programas sociales que viene desarrollando el Gobierno Sandinista del Comandante Daniel Ortega Saavedra y de la compañera Rosario Murillo.

Muchas cosas han cambiado

Desde el 2007 a la fecha muchas cosas han cambiado en el 25 de febrero, se instaló la red de alcantarillas sanitarias, el agua potable y ahora todas las familias están conectadas a una red de distribución eléctrica estable y segura, lo que hace a Yaritza estar decidida a tener no solamente el televisor soñado, sino también una refrigeradora y otros aparatos que son tan necesarios.

“Ahora que ya tenemos energía segura la clave es no gastar mucho, hay que tener las bujías apagadas, no tenerlas todas encendidas y ahora estaremos seguros que los televisores no van sufrir daños por culpa de los bajones de energía, estamos contentos porque todo el tiempo vivíamos esperando y esperando que nos compusieran la energía, hasta que por fin”, comentó la señora Rosa Adilia Traña, una vecina donde Yaritza llega a ver la telenovela de las ocho de la noche.

Enrique Montiel de Enatrel afirmó que en estos tres barrios del Distrito VII se invirtieron más de 7 millones córdobas en el proyectos de normalización del servicio de energía, que beneficia a unas 600 familias. Este proyecto forma parte del Programa Nacional de Electrificación Sostenible de Energía Renovable (PNESER) que ejecuta ENATREL.

“Tenían una red eléctrica deficiente y en algunos casos una red eléctrica que la misma población había ido construyendo para suplir una necesidad, necesidad que tiene que cubrir cualquier gobierno a sus habitantes, por lo tanto es con el Gobierno Sandinista que se está restituyendo ese derecho a la población a tener esa red eléctrica para recibir un servicio de calidad, por lo tanto este proyecto lo que consiste es la normalización del servicio eléctrico”, afirmó Montiel.

Llevar energía a todo el país

El Gobierno Sandinista con la conducción del Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, avanza hacia la meta de alcanzar un índice de 87% en cobertura eléctrica en el año 2016.

Cumplir con este objetivo será tarea del Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (PNESER), que coordina ENATREL, que está llevando la electricidad a zonas rurales que por primera vez en la historia del país disfrutan de este servicio en sus casas.

En total más de 4 mil comunidades del campo y barrios de distintos municipios de la nación, donde residen 1.7 millones de habitantes, serán protagonistas de esta restitución de derechos. Actualmente, se ha logrado llevar la luz eléctrica al 74% de hogares existentes en el territorio nicaragüense, cuando en el 2007 este índice representaba el 52%.