El Arzobispo de la Diócesis de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes hizo un llamado a fortalecer el núcleo familiar en el próximo 2014, periodo que fue declarado por el Papa Francisco como el Año de la Familia.

Con una concurrida celebración litúrgica en la Catedral de Managua, Monseñor Brenes instó a promover la unidad y la reconciliación de toda la familia nicaragüense, con el ánimo de seguir teniendo una patria en paz y en franco desarrollo.

Este domingo en las diferentes parroquias del país y del mundo se celebró la misa en homenaje a la Sagrada Familia, lo que motivo la realización de una pequeña procesión en los patios de la Catedral de Managua.

El papa Francisco envió este domingo un saludo especial a los fieles que celebran en distintas partes del mundo la Fiesta de la Sagrada Familia, declaró Brenes.

Mantener los pesebres todo el mes de enero

“Desde el mes de septiembre la Conferencia Episcopal dispuso que el año 2014 lo iba a dedicar para reflexionar sobre la familia y desde la Pastoral Familiar en cada una de las diócesis ir haciendo algunas actividades para que durante todo este año fortalezcamos a la familia, un deseo del Santo Padre”.

Agregó “nosotros vamos a iniciar en este día que es la fiesta de la Sagrada Familia, el Año de la Familia y hemos pensado en la arquidiócesis que todos los pesebres permanezcan durante el mes de enero y de igual forma en las parroquias y se levanten, era costumbre levantarlo el seis de enero, pero ahora vamos a lanzarlos hasta el 2 de febrero que es la fiesta de la presentación del Señor (Jesucristo)”.

Informó a los feligreses que durante el mes de febrero inicia una jornada de oración por la familia y después de la Pascua todas las parroquias van a organizar una peregrinación con la imagen de la Sagrada Familia.

Para este 31 de diciembre se tiene prevista la realización de la Misa de Acción de Gracia por el año que concluye y el primero de enero la procesión del Santísimo Sacramento que tiene previsto arrancar a las dos de la tarde desde la instalación del Colegio Cristo Rey.

“Este años vamos a pedirle al Señor que fortalezca nuestras familias, aquellas familias que están débiles, que este año el Señor nos dé la gracia de fortalecer las familias, consolidar las familias y defender las familias nicaragüense”, citó Monseñor Brenes.

El matrimonio es una vocación inspirado por Dios

Instó a los jóvenes a profundizar sus relaciones con Dios, sobre todos a aquellos que han decidido unirse en santo matrimonio, pues tener bases cristianas permite la duración y el fortalecimiento del lazo conyugal.

“A veces muchas personas se casan sin la conciencia de la grandeza del matrimonio y vemos como a los seis meses, al año dicen ‘ya no me parece, ya no tenemos carácter’, entonces queremos durante este año que valoremos a la familia como una vocación”.

Resaltó que se debe estudiar el texto bíblico de Tobías, cuando decide unirse a su mujer para formar a una familia, en la que se alabe y se glorifique a Dios para siempre. También recordó la oración de la esposa Sara en la que afirma que “los dos debemos vivir felices hasta el final de nuestros días y podamos ver a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos”.

Proteger la vida

Finalmente Brenes indicó que la vida deber ser protegida y por tanto rechazó cualquier campaña que atente contra este regalo divino.
Lamentó que en otros continentes como Europa, se promueve la cultura de la muerte con compañas pro abortos y las familias están desapareciendo.

“Vemos como de manera especial en otros países como Europa, donde prácticamente las familias están desapareciendo, ya no hay jóvenes, entonces no hay prácticamente, la familia tiende a desaparecer. Nosotros mantenemos la doctrina de la iglesia, respetamos las ideas que se puedan dar, pero nosotros mantenemos la doctrina, que es la doctrina de la iglesia católica, defender la familia que es la familia formada por varón y por mujer, entonces nosotros mantenemos nuestra doctrina”.

Sostuvo que en la Iglesia y en muchas otras naciones hay preocupación por mantener y fortalecer el núcleo familiar, la cual se proyecta en los hijos.

Dar amor a nuestros adultos mayores

“El Santo Padre también está preocupado porque a veces hasta a los niños se les hace a un lado, o a los ancianos se les hace a un lado, también para nosotros es una preocupación porque claro con el mundo, hoy trabaja el esposo, trabaja la esposa, entonces hay un cierto descuido, los niños quedan solos, los ancianos quedan solos, a veces hay que mandarlos a un hogar, a un asilo y eso es bien triste”, dijo Brenes al instar a los hogares a acoger a los hijos y a nuestros ancianos.