Las autoridades de la región de Volgogrado (al suroeste de Rusia) decretaron este domingo tres días de luto (del 1 al 3 de enero de 2014) en memoria a las 16 víctimas mortales de un atentado suicida perpetrado en la estación de un tren, que además dejó más de 30 heridos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó su profundo pesar por el suceso y, además de enviar sus condolencias a las familias de las víctimas, deseó pronta recuperación a todos los lesionados.

En declaraciones dadas después del accidente, el mandatario también ordenó a los cuerpos del orden establecer las causas del ataque, identificar a los organizadores y llevarlos ante la justicia.

Informaciones oficiales detallaron que la explosión tuvo lugar a las 13H00 horas locales (09H00 GMT), cuando una persona entró a la estación de trenes de Volgogrado y justo cerca de los detectores de metales ubicados en la entrada, estalló.

El Comité de Investigaciones de Rusia identificó a la criminal como Oksana Arslánova, de 26 años, quien procedía de la república autónoma caucásica rusa de Daguestán, y estuvo casada dos veces con elementos subversivos que resultaron eliminados por fuerzas de seguridad.

Tras el suceso, los Gobiernos de España y de Estados Unidos, además de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), condenaron el ataque y recalcaron la importancia de unir esfuerzos para combatir el terrorismo.

Las circunstancias de lo ocurrido están siendo investigadas por una comisión especial. El lugar de lo ocurrido se encuentra acordonado por la policía, informa el Servicio Ruso de Noticias.