Los trabajadores afiliados en la Unión Nacional de Empleados (UNE-FNT) brindaron su respaldo a los acuerdos de consenso que permiten dar estabilidad al Sistema de Seguridad Social para los próximos años.

Domingo Pérez, Secretario General de la UNE-FNT, manifestó que los trabajadores de todos los sectores “vemos con mucho beneplácito la reforma al reglamento a la Ley de Seguridad Social, porque esto garantiza derechos adquiridos de los trabajadores”.

Indicó que la clase trabajadora ha venido planteando que los cambios a la seguridad social debían respetar los derechos de los trabajadores, algo que fue tomado en cuenta al momento de trabajar en alianza y consenso.

“Un derecho adquirido de los trabajadores es precisamente la pensión de vejez a los 60 años, ese es un derecho de los trabajadores, un derecho adquirido es que esta pensión debe alcanzarse con 750 semanas cotizados, entonces esto está preservado realmente en el decreto 39-2013 que emitió nuestro presidente el Comandante Daniel Ortega”, dijo Pérez.

Otro derecho adquirido y que fue respetado por los acuerdos de consenso, es lo relacionado al no incremento a la cuota laboral de los trabajadores, pero si en la cuota del empleador que deberá incrementar progresivamente en cuatro años.

“Los sectores aglutinados en UNE respaldamos esta reforma a la Seguridad Social que está planteada con el objetivo de capitalizar esa institución que fue saqueada por tres gobiernos neoliberales”, puntualizó Pérez, mientras era escoltado por otros dirigentes gremiales.
La reforma o cambios a la seguridad social contemplan que a partir del primero de enero la cuota patronal del seguro social se incrementa en el 1%, en el 2015 otro 1%, mientras en el 2016 y 2017 un medio por ciento cada año, hasta lograr un incremento del 3 por ciento.

En el caso de los trabajadores no se incrementa ningún porcentaje, el que actualmente se basa en un 6.25. Otro acuerdo se relaciona con el incremento del salario cotizable, que en la actualidad es de 35 mil 600 córdobas; a partir del primer día de enero el nuevo techo para cotizar el 6.25 es 54 mil 964 córdobas a partir del año 2014 y a partir del año 2015 ese salario máximo cotizable se incrementa a 74 mil 410 córdobas.

Para este 2014 se aprobó una partida superior a los 450 millones de córdobas para pagar la deuda que tiene el estado con el INSS. Se respetará la ley de seguridad Social, por lo tanto ninguna nueva pensión puede ser menor que el salario mínimo del sector industrial, pero a partir de ahí el ajuste anual de las pensiones mínimas se realizará no en relación con el porcentaje de aumento del salario mínimo, sino con el porcentaje de aumento del salario promedio de los afiliados cotizantes al INSS.

“Con estas reformas nos sentimos muy satisfechos porque nos garantiza derechos adquiridos y nos garantiza estabilidad en el país, estabilidad macroeconómica y la lógica fundamental que es la capitalización de los fondos de pensiones”, concluyó Pérez.