El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) confirmó que, por las altas temperaturas que se registran, continúa vigente la alerta roja para la ciudad de Buenos Aires, los alrededores y para la ciudad santafesina de Rosario (cetro-este). El organismo oficial calificó las condiciones climáticas como "altas o extremas".

La alerta se declaró "en casos excepcionales de olas de calor, que pueden afectar a todas las personas saludables, y no sólo a los grupos de riesgo", según explicó el SMN en su página web.

"Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los bebes y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellos con enfermedades crónicas".

Por ello, "es necesario cumplir las normas dadas por el Ministerio de Salud de la Nación frente a la ola de calor", detalló el informe.

Asimismo el organismo precisó que "existen evidencias contundentes de los riesgos a la salud frente al exceso de calor o temperaturas muy elevadas", reseñó la agencia de noticias Télam.

Estos riesgos pueden prevenirse, por ello el Ministerio de Salud de la Nación aconsejó para la población en general "tomar mucha agua durante todo el día, consumir alimentos frescos, como frutas y verduras y evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes".

La cartera sanitaria también recomendó "usar ropa suelta, de materiales livianos y de colores claros, tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre y protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla".

En tanto, para los bebes y niños pequeños la cartera sanitaria recomendó "darles el pecho a los lactantes con más frecuencia, hacerlos beber agua fresca y segura y ponerlos en lugares frescos y ventilados".

Para este jueves, la máxima fue de 37,6 grados, con una sensación térmica de 46, en Buenos Aires. Fue el quinto día consecutivo con máximas y mínimas extremas: Si el fenómeno continúa, superará el récord de 1971. En el portal web de pagina12.com.ar pronostican que el calor seguirá hasta el 31 de diciembre.

“La ola que tenemos ahora se originó por lo menos en 52 localidades argentinas, por lo que puede pasar a ser récord una vez que termine y se efectúen las mediciones correspondientes”, aseguró la difusora del SMN, Silvia Gómez.

Los expertos aseguraron que el fenómeno “se debe principalmente al dominio de altas presiones en niveles medios y altos de la atmósfera que impiden el avance de masas de aire más frías desde el sur”, lo que se denomina “bloqueo atmosférico”.

“Cuanto más es su persistencia, mayor es la incidencia en la ocurrencia de situaciones meteorológicas extremas, que en este caso se puede evidenciar en las temperaturas extremadamente altas, y como factor secundario en la falta de precipitaciones en gran parte de la región húmeda”, añadió el informe.