La jefa de la Policía Nacional, Primer Comisionada Aminta Granera, envió una carta al Secretario General de la INTERPOL, Ronald K. Noble, en relación a la Notificación Roja contra el Comandante Edén Pastora y la orden de captura internacional en su contra, señalando a Costa Rica de pretender utilizar a la organización policial mundial con fines políticos y solicitando en consecuencia “la inmediata eliminación en la base de datos de la INTERPOL de toda información relacionada al ciudadano Edén Pastora Gómez”.

Granera, en su misiva, recuerda que “el territorio en que presuntamente se cometieron los supuestos delitos, actualmente es objeto de una disputa limítrofe internacional” entre Nicaragua y Costa Rica, “la cual se encuentra siendo conocida por la Corte Internacional de Justicia desde noviembre 2010”.

La jefa policial nicaragüense argumenta también que la solicitud de Costa Rica “fue realizada en plena inobservancia al Reglamento de Tratamiento de Datos de la INTERPOL” y que la misma no proveyó a la INTERPOL “con todos los datos pertinentes y actualizados del caso”, por lo que la mala fe con la que actuado la Oficina Central costarricense “ha atentado contra la neutralidad de la organización según obliga su Estatuto y ha pretendido utilizar la misma para fines políticos propios”.

A continuación, la carta íntegra enviada por la Primer Comisionada Granera: