La Liga Árabe (LPA) condenó este jueves los ataques que el Gobierno de Israel llevó a cabo en contra de la franja de Gaza el pasado martes y los calificó como una peligrosa escalada que rompe con el cese del fuego del año 2012.

El secretario general del ente regional, Nabil el Arabi, emitió un comunicado en el que califica los bombardeos de Israel a la zona palestina de crimen y llama a una intervención urgente de la comunidad internacional para que cesen las agresiones y se termine el sitio de la franja por los israelíes que se ha prolongado por más de seis años.

La aviación y la artillería israelíes atacaron la franja, hecho en el que murieron tres personas, una de ellas una niña de tres años en el campamento de Khan Younis.

La LPA hizo alusión en el parte a los ataques que Israel hace casi diariamente a los palestinos en Cisjordania, así como también mencionó la demolición de viviendas, la construcción de asentamientos militares sionistas las invasiones de la mezquita Al Aqsa y el arresto y asesinato de nacionalistas.

Días atrás el presidente palestino, Mahmoud Abbas, informó a la LPA sobre el curso de las congeladas conversiones de paz con Tel Aviv y obtuvo el apoyo de los cancilleres árabes al rechazo de la presencia castrense israelí en el planeado estado independiente propuesto por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Según la agencia de noticia Reuters, la aviación israelí atacó dos supuestos campamentos de Hamás en Gaza y un centro de entrenamiento de Hamás en la ciudad de Jan Yunis.

Dos ataques más se produjeron al este de la ciudad de Gaza y otro en el centro del enclave palestino, según informó Reuters.

En diciembre de 2008 el Ejército de Israel perpetró los peores ataque aéreos contra la Franja de Gaza asesinando a cientos de palestinos, en su mayoría mujeres y niños. Durante la llamada operación Plomo Fundido, Israel utilizó bombas racimo y fósforo blanco, prohibidos por la ONU.