La cantidad de personas quemadas, especialmente niños, disminuyó notablemente este 24 de diciembre en comparación con otros años debido a que la ciudadanía atendió en mejor forma los llamados hechos tanto por las autoridades policiales y la Cruz Roja, dijo Augusto Flores, del equipo de radio de la institución de auxilio.

Flores manifestó que los casos de atención de emergencias en niños por quemaduras disminuyeron en un 50 por ciento durante el 2013 en relación con el 2012, lo que revela que han sido mejor cuidados estos menores de edad.

En ese sentido consideró que ha habido más moderación en la manipulación de pólvora y en la ingesta de licor.

Añadió Flores que a nivel nacional la Cruz Roja atendió 71 emergencias, de las cuales 22 se registraron en Managua, principalmente en cuanto a niños quemados.

Por su parte, la doctora Silva Bove, médico del Hospital Fernando Vélez Paíz, afirmó que el día 24 de diciembre y parte del 25 se habían atendido un total de siete niños con quemaduras, pero solo uno de ellos quedó ingresado en ese centro hospitalario.

La doctora Bove manifestó que “en términos generales las quemaduras no han sido graves en relación a lo ocurrido en otros años, este año ha habido menos casos y el tipo de quemaduras han sido de menor gravedad que las que hemos tenido anteriormente”.

Entre tanto el doctor Luis Alberto Moreno, también del Vélez Páiz advirtió que el uso de candelas romanas y arbolitos de navidad es muy peligroso porque tienen una potente fuente de ignición y al encenderse sin cuidado son capaces de producir quemaduras graves, además que pueden encender la ropa de los menores que la manipulan y de otros niños que le acompañan.

En ese sentido recordó que las quemaduras producidas por este tipo de juegos pirotécnicas pueden ser graves y profundas.