El sacerdote Rodolfo López, al hacer su homilía en la catedral de Managua, exhortó a los asistentes a ser celebrar con alegría un nuevo año del nacimiento de Jesús Cristo, ocurrido hace dos mil años en la pequeña aldea de Belén, pero añadieron que también debe ser celebrado su nacimiento en el corazón de los creyentes.

“Nosotros tenemos que llevar este júbilo de evangelio al mundo y esa es la visión de la iglesia, de llevar esa alegría de celebrar hoy el nacimiento de Cristo y de compartirlas con todos”, reiteró el religioso en su homilía del 25 de diciembre.

López citó el pasaje de la anunciación del ángel a María en que le dice que “en su seno va a nacer el Mesías y ella no se queda con el gozo, sino que fue a visitar a su prima Isabel para compartir la noticia de alegría de la salvación para toda la humanidad”.

También llamó no solo a compartir la alegría de la celebración de que Cristo haya nacido hace dos mil años, sino a que también se le permita a Cristo ocupar el primer lugar en las vidas de los creyentes.

En el corazón de cada creyente

Al respecto Juan de Dios Aguilar García, feligrés católico quien fue abordado tras culminar la misa, dijo que el llamado de los sacerdotes es importante para reconocer que Cristo debe nacer en el corazón de cada creyente en Jesucristo para que así ser mejor persona, mejor ciudadano, mejor cristiano.

Por su lado Aurora Narváez Oporta, también asistente a la catedral, dijo que es necesario reconocer que la celebración del nacimiento de Cristo debe estar llena de amor, de fervor, llena del Espíritu Santo y de regocijo con el Espíritu Santo.

A su vez Mayra Palacios, ex trabajadora del Vélez Paiz y feligrés católica expresó que el 25 de diciembre “se debe celebrar como creyentes, con alegría, viniendo a la iglesia, pasando la fiesta en recogimiento con la familia y buscando también a la familia del barrio, de la comunidad que necesita una palabra de aliento, de amor, de alguien que les demuestre que los quiere”.