Las ruinas de la iglesia San Sebastián, ubicadas en la ciudad de León, primera capital de la Revolución, muestra un próspero, luminoso, creativo y original ambiente navideño.

Cada noche, este lugar es visitado y admirado por feligreses católicos, jóvenes, familias y adultos mayores, debido a las completas imágenes representadas en los tiempos que tuvieron que vivir María y José por esperar el nacimiento del Salvador de nuestros pecados.

Para la joven Mercedes Morales, habitante del barrio Benito Mauricio Lacayo, popularmente conocido como “El Vigil”, expresó: “me parecen muy bonitos porque es una manera de recrear y enseñarle a la gente como vino el señor a la tierra porque fue en un lugar donde principalmente no había lujo”.

“Me gusta este nacimiento porque es diferente a los otros, ya que los demás solo recrean la parte del nacimiento y este representa las dificultades que paso María y José para poder tener al niño Jesús”, destaca Morales.

Asimismo, llamo al pueblo de León a creer de corazón en la natividad del señor Jesucristo y vivir felices en el próximo año 2014.

“Me siento lleno de ese espíritu navideño que el señor me está mostrando en la manera de como el nació, de una forma tan sencilla y humilde”, precisó sentirse Mijaíl Gonzales, un joven religioso del barrio El Calvario.

Por su parte, la señora Sara Luisa Vanegas, habitante de la comunidad de Sutiava, manifestó que está muy bonito ese nacimiento, “porque recordamos la venida de nuestro señor Jesucristo, para que de esa manera los niños y la juventud puedan venir a ver y no andén por otro lado, es una gran cosa que hagan esto”.

Agregó que personalmente, una de las imágenes más representativas que muestra ese nacimiento es la de la huida del niño Jesús, “cuando Herodes la andaba buscando para matarlo”, indicó Vanegas.