Las medidas recientemente aprobadas en consenso Gobierno, Trabajadores y Sector Privado, en torno a la reforma a la Seguridad Social, permitirán que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) se mantenga estable y sostenible al menos por los próximos 20 años, destacó este lunes el secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), doctor Gustavo Porras.

Estas reformas al reglamento del INSS permitirán mantener la misma edad de jubilación -60 años-, así como la cotización base de 750 semanas.

El doctor Porras dijo lo anterior en una conferencia de prensa realizada en el local del FNT donde destacó que el acuerdo y las medidas de la reforma a la seguridad social ya publicadas, permitirán, con los parámetros actuales, tener seguridad social por lo menos por una generación de nicaragüenses más, es decir llegar al año 2033.

“Estamos convencidos que Nicaragua va a cambiar y que dentro de pocos años esta Nicaragua va a tener mucho más empleo formal, mucha más gente afiliada a la seguridad social, sin embargo todos estos cálculos se hicieron tomando en cuenta un crecimiento del ocho por ciento del número de afiliados”, expresó el dirigente laboral sandinista.

El compañero Porras destacó “gracias a la presencia del comandante Ortega al frente del Gobierno, gracias a la voluntad existente de diálogo, de alianza y de consenso, hemos llegado a un acuerdo y hay una aprobación de las medidas para la reforma de la seguridad social que nos va a permitir tener tranquilidad a todos”.

Sin cambios en edad de jubilación y en número de cotizaciones

Además aseguró que todos los trabajadores nicaragüenses deben estar seguros que no va a haber cambios ni en la edad de jubilación, ni en el número de semanas cotizadas y recordó que el sector empresarial asumió que irá paulatinamente aumentando la cuota patronal al INSS.

Explicó que esa cuota patronal aumentará en uno por ciento en el 2014, otro uno por ciento en el 2015, medio por ciento en el 2016 y el medio por ciento en el 2017, hasta alcanzar el tres por ciento, cuota que es deducible del Impuesto sobre la Renta (IR) a como dice la ley General de Seguridad Social, la cual no es modificada, solo el reglamento de la misma.

Recordó que el gobierno asumió el pago de la deuda histórica del Estado de Nicaragua con el INSS, pagando anualmente el equivalente a 10 millones de dólares que saldrán del Presupuesto General de la República y serán transferidos a la institución de seguridad social a lo largo de 50 años.

Por otra parte del doctor Porras señaló que “todos aquellos trabajadores que tiene dos salarios mínimo abajo, que andan alrededor de los siete mil y pico de córdobas de salario para abajo, no tienen ninguna modificación en el cálculo de sus pensiones y ahí está ubicado el 80 por ciento de los trabajadores”.

Cambio en techo cotizable

El compañero Porras afirmó que no hay cambio el cálculo de las pensiones para los trabajadores que tienen dos salarios mínimos arriba, lo cual es la pensión mínima inicial, pero si la cifra es menor que el salario mínimo industrial, en forma automática por cumplimiento de la ley, pasa a ser equivalente al salario mínimo industrial.

Señaló que cambia el techo cotizable, “ahorita todas las personas cotizamos hasta un máximo de 37 mil 510 córdobas, si alguien gana 40 mil córdobas, cotiza como si ganara 37 mil 510; si alguien gana 100 mil, cotiza 37 mil 51… pero según la reforma del reglamento, para el 2014 el techo máximo cotizable será de 54 mil 964 y para el año 2015 pasa a 72 mil 410 córdobas, lo que vuelve más justo el proceso de cotización”.

Destacó que “la pensión máxima continúa con el equivalente a 1 mil 500 dólares, porque para salvar al INSS se trata de disminuir los egresos y aumentar los ingresos, lo cual es un éxito de la voluntad de diálogo del comandante Daniel Ortega y los trabajadores debemos estar tranquilos porque vamos a tener posibilidad de nuestra Seguridad Social”.

En tanto dijo que la pensión reducida continuará beneficiando a los adultos mayores que vayan ingresando anualmente a los 60 años de edad y cuyas cotizaciones están entre 250 a 749 semanas, al tiempo que reiteró, en ese caso a las pequeñas y medianas empresas que el aumento de la cuota patronal es deducible del IR.

Añadió que continuará el reconocimiento del cinco por ciento del deslizamiento que en noviembre se hace a todas las pensiones porque está en la ley.