Una tormenta de hielo y fuertes vientos han dejado a varias ciudades de los estados de Nueva York y Vermont, situados al noreste de Estados Unidos, sin servicio eléctrico, situación que ha obligado a suspender el tráfico y trabajos de emergencia para restablecer el servicio lo más pronto posible.

Reportes desde St. Lawrence, en Nueva York, especifican que se había acumulado cerca de cinco centímetros de hielo que cubrieron parte del árboles y el cableado eléctrico, según informaciones del supervisor de operaciones, Jim Chesnut a una agencia de noticias.

En ese sentido, se esperaba que la tormenta invernal se viese intensificada en las horas siguientes, por lo que la declaración de emergencia ayudó a que la ciudadanía evitase salir de sus hogares y se pudiese complicar la situación. De acuerdo con informaciones del Servicio Meteorológico Nacional, quienes vaticinan condiciones similares durante las próximas horas.

Fuentes de las compañías eléctricas indicaron que más de 66 mil usuarios se han reportado sin servicio en Nueva York y Vermont, cifra que podría aumentar durante los informes siguientes. Sobre la posibilidad de restaurar el servicio en las próximas horas, han especificado que de mantenerse el clima sin variaciones significativas las operaciones en algunas zonas podrían verse retrasadas hasta el lunes.

En menos medida se han visto afectados sectores de Nueva Hampshire, Maine y Portland, en donde la intermitencia del servicio eléctrico ha obligado, entre otras cosas a detener los vuelos comerciales. Pese a ello, autoridades a cargo de los servicios básicos han afirmado que la situación se encuentra bajo control y no han enfrentado mayores dificultades.