Por orientaciones del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, equipos de Promotoría Solidaria se dispusieron este fin de semana a concretar la entrega de más de 82 mil juguetes a niños y niñas de toda la capital previo a las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Como parte de la restitución de derechos a la niñez nicaragüense, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional activó 130 puntos de entrega en los 7 distritos y 12 comarcas de los 8 municipios de Managua, para hacer llegar estos juguetes.

Coordinados desde los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, Juventud Sandinista 19 de Julio y Promotoría Solidaria, se efectuó la entrega de juguetes en 583 barrios de la capital, cuyo principal objetivo fue llevar obsequios llenos de amor para que los pequeños disfruten de una Navidad y Año Nuevo en dignidad y alegría.

Como parte del compromiso solidario que han expresado el Presidente Daniel y la compañera Rosario a la niñez, la entrega de estos regalos también se llevó a cabo en las comunidades más alejadas de todo el país, logrando distribuir más de 300 mil juguetes previo a las fiestas de Navidad y fin de año, 2013.

Asimismo, los diferentes equipos de trabajo del Gobierno Sandinista se movilizaron a lo largo y ancho del territorio nacional para hacer entrega de 250 mil piñatas, mismas que también iban complementadas con sus respectivos dulces. Solo en Managua, este sábado 21 de diciembre, se entregaron 59 mil 636 piñatas llevando sonrisas a los niños y niñas de los 7 distritos y 8 municipios.

Los niños y niñas de las Regiones Atlánticas Sur y Norte, también fueron protagonistas directos de la entrega de estos juguetes, piñatas y dulces, incluso aquellos que habitan en comunidades remotas que pasaron olvidadas por decenas de años por los gobiernos neoliberales.

La alegría brotó en cada uno de los hogares nicaragüenses donde equipos de la Promotoría Solidaria hicieron llegar estos bellos obsequios de parte del Presidente Daniel y la compañera Rosario. Niños, habitantes de comunidades humildes y empobrecidas, que nunca habían tenido un juguete, celebraron estos Nuevos Tiempos de Paz y Prosperidad.