Dos organizaciones ambientalistas de Nicaragua aseguraron hoy que Costa Rica, con la construcción de una carretera de lastre en la ribera sur del fronterizo río San Juan, ha causado daños a la reserva de la biosfera del Río San Juan.

Eso se desprende del estudio "Valoración de impactos ambientales causados por la construcción de la Ruta 1856 en la parte baja de la cuenca del río San Juan", presentado por los no gubernamentales Centro Humboldt y Fundación del Río, con el apoyo del Centro de Investigación para los Recursos Acuáticos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (CIRA-UNAN).

El estudio, realizado durante un año, indica que existen daños "cuantificables, verídicos y objetivos" contra la reserva de la biosfera del Río San Juan, al sureste del país, uno de los eslabones más importantes del corredor biológico mesoamericano, que se extiende desde México hasta Panamá.

"La libre circulación de especies entre el territorio costarricense y el territorio nacional (Nicaragua), con la construcción de la carretera, ha sufrido una fuerte disminución", advirtió en rueda de prensa el subdirector del Centro Humboldt, Víctor Campos.

De acuerdo con el estudio, un total de 10 áreas protegidas han sido afectadas por la construcción de la carretera, cinco en Nicaragua y cinco en Costa Rica.

Además, unas 600 especies, entre terrestres y acuáticas, han sufrido impacto en su hábitat, y ha habido una afectación ambiental a lo largo de 105,68 kilómetros al margen del río San Juan por la construcción de ese camino por parte de Costa Rica.

"La carretera se realizó en áreas protegidas y en una reserva de biosfera afectando gran parte del ecosistema de esa zona", alertó el ambientalista, quien observó que al menos 13.000 toneladas métricas de sedimento han sido vertidas al río San Juan por la construcción de esa obra vial.

En el estudio, según los ambientalistas, un día lluvioso deja al río unas 480 toneladas métricas de lodo y sedimento, entre ellos residuos de agroquímicos altamente tóxicos utilizados en actividades agrícolas.

"Costa Rica es el país en el mundo que utiliza las mayores cantidades de agroquímicos, específicamente plaguicidas", aseguró Campos.

Asimismo, el estudio advirtió que la calidad del agua del río San Juan ha registrado un "incremento sustancial" de sólidos suspendidos totales (SST) en los tramos de proximidad entre el eje de la carretera y el afluente.

Por su lado, el director del CIRA, Salvador Montenegro, dijo en la misma rueda de prensa que existen otros impactos a largo plazo, como la presión de la población que habita en la ribera del río San Juan hacia los recursos naturales.

También que aumentarán los intereses de concesionarios mineros, petroleros y mayor fragmentación de los corredores biológicos en la medida que se creen las condiciones de accesibilidad a esa zona.

A finales de 2010 Costa Rica demandó a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por presunta violación de la soberanía y denunció la apertura de un canal en un territorio en disputa para unir el río San Juan con el mar Caribe.

Costa Rica afirma que Nicaragua causó daños a un humedal protegido por convenios internacionales y que taló bosque para abrir el caño.

El caso lo tramita la CIJ en un solo expediente junto a una demanda nicaragüense contra Costa Rica por supuestos daños al río San Juan durante la construcción de una carretera de lastre paralela al afluente.