Vanesa Sosa de 21 años recibió este viernes su título que la acredita como técnica en reparación de electrodomésticos, lo que le permitirá poder insertarse al mercado laboral, que demanda este tipo de profesionales en todo el país.

Esta joven de menuda figura, pelo negro y de hablar pausado, pasó un año recibiendo este curso técnico, después que fue reclutada por el jefe de sector del barrio Milagro de Dios, lugar donde deambulaba en las calles junto a su grupo de amigos que tampoco estudiaban y dedicaban sus energías para situaciones poco productivas.

“Es un logro más en mi vida, gracias a Dios primeramente y a los oficiales que andan en los barrios buscando que nosotros salgamos de las drogas, de las vagancias”, afirmó Vanesa después de recibir de manos del Comisionado General Francisco Díaz el titulo que le certifica que puede reparar televisores, abanicos, planchas, equipos de sonido y hasta computadoras.

Hace unos dos años Vanesa era una joven “sin oficio ni beneficio”, pasaba todo el día en la calle, incluso llegó a probar las drogas y en más de alguna ocasión escapó de ser golpeada por sus propios amigos.

Ahora a Vanesa le sonríe a la vida, sus padres estuvieron en primera fila observando este logró académico, que a como dice la propia graduada, es el primero de muchos peldaños que desea superar.

“Cuando vine a este centro me sentí muy bien y quise estudiar la carrera de técnico en reparación de electrodoméstico, fue la única mujer en esta carrera, al comienzo me sentía mal porque hay muchos varones, pero ya después todos ellos me trataron con respecto y me sentí bien al lado de ellos, gracias a todos”, refiere Vanesa, mientras se fija la meta de concluir sus estudios de bachillerato en el 2014.

Vanesa es una de las 147 jóvenes que se graduaron del Centro de Formación y Desarrollo Juvenil “Juventud”, de la Policía Nacional que se ubica en la comunidad Las Jaguitas en Managua, lugar al que también asistió José Martínez del barrio Naciones Unidas, que se graduó de técnico en manualidades.

José y Vanesa forman parte de una generación de” jóvenes en riesgos” que de alguna u otra manera transgredían la ley, cometiendo faltas en la mayoría de casos, sin embargo gracias al esfuerzo del Gobierno, las familias y la Policía Nacional, [email protected] [email protected] tienen más y mejores opciones de desarrollo social.

El modelo comunitario y pro activo que promueve la Policía Nacional junto a los Gabinetes de la Familia y al Movimiento Deportivo Alexis Argüello de la Juventud Sandinista, permitió que estos jóvenes ingresaran al Centro de Formación y Desarrollo Juvenil y 12 meses después pasaran a convertirse en profesionales de diversas carreras técnicas.

“Me siento bien porque es un orgullo para nuestros padres, es un orgullo para el país, estoy muy contento, es un peldaño más que he escalado, no pienso quedarme hasta aquí y quiero seguir alimentando del conocimiento”, refiere José, al tiempo que recordaba la época que andaba en las calles.

De estos 147 jóvenes, 22 se graduaron en belleza y barbería, 7 en manualidades, 12 en computación, 22 panadería, 13 en mecánica automotriz, 20 electricista residencial, 10 en sastrería y 19 reparación en electrodomésticos.

El Comisionado Mayor Pedro Rodríguez Argueta, Director de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional, aseguró que desde el 2011 que el centro fue inaugurado, 437 jóvenes han ingresado a estudiar carreras técnicas, de estos 328 se han graduado y un 64 por ciento de estos se encuentran laborando y un 12 por ciento son dueños de sus propios negocios.

“La Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional ha venido trabajando bajo un enfoque preventivo en correspondencia a las estrategias de atención y prevención de la violencia juvenil desde el modelo de responsabilidad compartida que promueve nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional donde atendemos a las personas, a las familias y a la comunidad”, indicó Rodríguez Argueta.

Al acto de graduación asistieron, además de Díaz y Rodríguez Argueta, el doctor Juan Bautista Arríen representante de la UNESCO en Nicaragua, el señor Raúl Muñoz de la Oficina de Cooperación de Andalucía y Maribel Gutiérrez del Programa de Gobernabilidad de las Naciones Unidas.