La aplicación de mecanismos para garantizar el control sobre las divisas públicas destaca hoy entre las medidas adoptadas por el gobierno venezolano, dirigidas a regular el empleo de los recursos del Estado.

Según el Centro Nacional de Comercio Exterior -creado en noviembre pasado-, más de 350 empresas del sector de la alimentación ya concretaron la firma del contrato de fiel cumplimiento para operaciones cambiarias.

Mediante este documento, las compañías tienen la obligación de emplear las divisas otorgadas por el sistema del Estado solo en los propósitos para los cuales fueron solicitadas.

El incumplimiento contempla la aplicación de sanciones, entre ellas la indemnización al Gobierno por parte de la empresa implicada en las violaciones.

Esta penalidad podría ser incluso el doble del monto financiero autorizado por los sistemas oficiales existentes.

El ministro de Comercio y presidente del referido Centro, Alejandro Fleming adelantó que ese mecanismo permitirá mayor transparencia en el empleo de la moneda extranjera que el Gobierno autoriza para operaciones diversas.

Para ello, las compañías aceptaron la posibilidad de que se verifique en el terreno el funcionamiento de la cadena de comercialización.

De esa forma, el Gobierno con sus instituciones podrá realizar fiscalizaciones en los puertos, almacenes, plantas y puntos de venta para garantizar la aplicación de precios justos.

La medida forma parte de las acciones activadas para eliminar los ilícitos cambiarios, tomando en cuenta la creciente demanda de recursos financieros que se otorgan a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).