Desde tempranas horas de este miércoles, los miles de afiliados de la UNAM marcharon en los alrededores de la Asamblea Nacional con el objetivo de ser escuchados y que los diputados los atendieran sobre sus demandas de pensión reducida, algo que vienen exigiendo desde octubre del 2011 en espera de recibir una respuesta positiva.

Según Porfirio García, presidente nacional de UNAM, algunas de las exigencias de la organización y sus afiliados es la entrega de la pensión reducida, la cual equivaldría al salario mínimo industrial para aquellas personas que cotizaron las 750 semanas y una pensión menor para quienes sobrepasaron las 250, pero que no completaron la cuota.

“Cotizamos por muchos años al seguro social y como producto de ello pasamos mucho tiempo sin recibir nada a cambio y ahora es tiempo que de manera definitiva a todos los adultos mayores en el proceso de recuperación de esos derechos hoy se nos entregue la pensión reducida de vejez”, expresó García.

Una representación de los adultos mayores fue atendida y recibida por la Comisión de Salud y Seguridad Social de la Asamblea y por el presidente del INSS, Roberto López Gómez, en búsqueda de brindar una pronta respuesta a la solicitud de los demandantes.

López señaló que una comitiva integrada por la UNAM, la Comisión de Salud y Seguridad Social y el personal del INSS, comenzarán a trabajar una propuesta para garantizar las pensiones reducidas a los adultos mayores que estuvieron asegurados con el INSS y que no alcanzaron a completar las 750 semanas.

Indicó que la comitiva se reunirá a partir de la semana próxima en una propuesta técnica que será considerada por la Asamblea para una potencial reforma a La Ley de Seguridad Social, de cara a garantizar el derecho de los asegurados que no completaron las cotizaciones y obtener una pensión reducida, un derecho que fue cercenado por el gobierno de Violeta Barrios y que con el Gobierno del comandante Daniel Ortega se está luchando y trabajando para rescatar ese derecho para todos los asegurados.

Tras el encuentro con los legisladores y las autoridades de seguridad social, los adultos mayores afirmaron sentirse satisfechos con los acuerdos alcanzados en la reunión.

“Hoy hemos tenido una respuesta en cuanto a la formación de una comisión que comenzará a trabajar a partir de la próxima semana y donde se va a analizar sobre todo la cobertura de las personas que van a recibir la pensión que naturalmente tienen que ser mayores de 60 años y que tengan como mínimo 250 cotizaciones”, afirmó el dirigente de UNAM, Porfirio García.

García explicó que con el trabajo de las comisiones se aclarará primeramente la cobertura de las personas que van a recibir la pensión y se discutirá el monto de la pensión reducida.

“Estamos satisfechos y vamos a procurar que esas respuestas y que la comisión trabajen de manera breve porque los adultos mayores necesitamos esa pensión lo más pronto posible”, dijo García.

García explicó que hay un aproximado de 25 mil personas adultas mayores que serían beneficiadas con la reforma y que estarían recibiendo la pensión reducida.

El diputado sandinista Edwin Castro Rivera, detalló que la comisión que se conformó para el análisis de la pensión reducida, trabajarán en un censo de las personas que presentan la necesidad de la pensión y que llenan los requisitos para la misma.

Asimismo, declaró que la comisión se reunirá el día 24 de abril para definir las líneas de acción y valorar la posibilidad del censo y con ello tener un estimado del monto que se necesita para dar respuesta a la demanda.