Una serie de simulacros simultáneos sobre terremoto fueron ensayados en al menos 7 barrios del Distrito IV de la ciudad capital.

Los ejercicios fueron preparados por las instituciones que conforman el SINAPRED, los gabinetes de la familia y contaron con la participación de decenas de pobladores, juventud y niños, quienes asumieron roles conforme los planes de emergencia previamente diseñados en conjunto con las autoridades.

En el barrio Costa Rica, los pobladores observaron detenidamente el trabajo coordinado de las instituciones y los comités locales de prevención al momento de atender una emergencia, particularmente la ocasionada por un terremoto.

“El objetivo principal de nuestro ejercicio es aprender como salvaguardar la vida”, explicó Yamileth Gradis, secretaria política del Distrito IV.

Para la responsable política del Distrito IV, la comunidad debe estar clara que en sus barrios existen las estructuras organizativas, como los comités de barrios, conformadas por los mismos pobladores, además existen brigadas especialmente entrenadas para auxiliar a la población al momento de las emergencias.

“Es importante que ellos conozcan que aquí estamos ejercitando esto para que estén preparados y evitar tragedias, muertes y daños que causen dolor y angustia a las familias del barrio”, explicó.

Para que la población esté preparada, además de los simulacros se han realizado reuniones y visitas casa a casa para llevar la información pertinente a cada familia.

En el simulacro se observó una destacada participación de la juventud, quienes asumieron importantes roles de toma de decisiones y logística, que son esenciales para el buen funcionamiento de todos los mecanismos de respuesta.

Por su parte el Teniente Coronel Porfirio Castrillo, del Estado Mayor de la Defensa Civil, explicó que en los simulacros se manejó una hipótesis de un sismo de 6 grados, que se activó en la falla del aeropuerto y que afecto a todo Managua, pero específicamente en el barrio Costa Rica se generaron muchos daños materiales y humanos.

Según Castrillo el simulacro comprueba que la Defensa Civil está totalmente preparada para atender cualquier situación de emergencia y responder rápidamente al mandato de salvaguardar la vida de las familias nicaragüenses.

En el simulacro participaron al menos 200 personas, entre afectados, brigadas de respuesta locales, cruz roja, policía, bomberos y la Unidad Humanitaria de Rescate del Ejercito de Nicaragua.

Población asume mensaje de preparación ante desastres

Pobladores del barrio Costa Rica, expresaron que los ejercicios demostrativos de simulacros son efectivos por cuanto llevan un mensaje de que todas las familias deben estar preparadas ante las emergencias.

“Yo no viví el terremoto de 1972, pero según me cuentan se observaba mortandad por todas partes y por eso aplaudo esta iniciativa del gobierno porque está preparándonos para saber cómo actuar ante una emergencia de este tipo y que no se vuelva a repetir la historia”, señaló Magdalena Ampié, habitante del barrio Costa Rica.

“Confiamos en Dios que estamos mejor preparados, podemos ver que todos los que integran los comités de respuesta están preparados y saben aplicar muy bien sus técnicas, por eso nos sentimos más seguros, además que nos han dado suficiente información para responder mejor ante estas emergencias”, comentó Gerardo Meza.

También decenas de niños acompañaron a sus padres para participar en el simulacro. “Es horrible que uno pierda a su papá o a su mamá o algún hermano o familiar por causa de un terremoto, por eso todos debemos estar preparados para saber qué hacer en este tipo de situaciones”, precisó el joven de 13 años Javier Molina.