Durante una firma de convenio de colaboración con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, organizaciones como la Asociación de Personas con Discapacidad Física-Motora (ADIFIM), la Organización de Revolucionarios Deshabilitados (ORD) y la Federación Nicaragüense de Asociaciones de Personas con Discapacidad (Feconori), afirmaron sentirse excluidos del mejoramiento de la calidad del servicio de transporte que ha facilitado el gobierno con la adquisición de unidades de buses modernos.

“Antes (el mal servicio) era porque no teníamos los buses”, se quejó Pedro Guerrero, presidente de ADIFIM.

Guerrero manifestó que casi a diario les llegan denuncias de discapacitados de que los buseros ponen mil excusas para no permitirles abordar las unidades de buses que cuenta con el sistema hidráulico para personas en sillas de ruedas.

“Cuando miran a una persona con discapacidad se van a parar más adelante para no subirla. Eso no se puede seguir dando porque es un derecho que tenemos nosotros”, denunció.

El Procurador Omar Cabezas, rechazó igualmente el mal servicio, ya que esto abiertamente viola los derechos humanos de las personas con discapacidad.

Cabezas advirtió que muchas de las unidades de buses ya se encuentran en muy mal estado, de tal manera que si las autoridades correspondientes no actúan estas unidades no van a durar mucho.

La procuradora especial para  las personas con discapacidad, Rosa Salgado, señaló que la situación ya ha sido denunciada correspondiente, y que ya se tiene planificado empezar una campaña en demanda de un mejor servicio para este importante sector de la población.