Durante la II Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y la alianza energética PetroCaribe, realizada este martes, se aprobó un plan de acción para erradicar el hambre y la pobreza en la región, junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

"Nuestros Estados seguirán avanzando en la seguridad y soberanía alimentaria de los pueblos del bloque. Sigamos compartiendo acciones y experiencias que promuevan el desarrollo agroalimentario como un derecho social", expresó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El respeto a la soberanía alimentaria y nutricional de los países miembros del Alba y Petrocaribe; el apoyo a proyectos de agroindustrialización; abastecimiento interno; la adopción de políticas consensuadas para garantizar la disponibilidad de acceso de manera estable a los alimentos, y el apoyo al desarrollo de cadenas productivas en la zona económica de los mercados de Petrocaribe, fueron las directrices planteadas este martes por la FAO.

De igual manera, el jefe de Estado venezolano precisó que fue aprobada la propuesta de tratado constitutivo, pero que seguirá siendo complementada por los países miembros del bloque, pues "constituye un conjunto de temas de fondo que están pendientes para desarmar al imperio y a los sistemas de dominación del imperio".

El secretario General del Alba, Bernardo Álvarez, presentó el borrador del Tratado Constitutivo del bloque, que fue producto de la iniciativa conjunta con coordinadores nacionales de los Gobiernos integrantes del organismo, quienes trabajaron a lo largo de tres meses para reunir la realidad política de la región.

De igual manera en este segundo encuentro Alba-Petrocaribe fue aprobada la creación de una zona económica complementaria de la región. En este sentido, Maduro resaltó que esta zona es necesaria "para el desarrollo compartido, un desarrollo equitativo, justo, complementario, (pues) esta es la única forma de ir superando las asimetrías, las desigualdades y las inequidades producto de procesos históricos".

En este sentido, los jefes de Estado y primeros ministros del Alba y PetroCaribe acordaron designar representantes de alto nivel y confianza que coordinen la creación de la zona económica. De estos ministros, Maduro propuso que cinco de ellos se organizaran en un cuerpo colegiado coordinado por Ecuador que "lleve el ritmo" de las decisiones que emitan los presidentes y las ejecuten.

El grupo rector estará conformado por Jamaica, Ecuador, Venezuela Dominica y Nicaragua, sin menoscabo de otros que quieran agregarse. Por Caracas, Maduro designó al vicepresidente para el área económica del país, Rafael Ramírez.

Finalmente, el presidente Maduro manifestó: "A 183 años del último aliento del Libertador, sus ideas han prevalecido y en el olvido están quienes lo traicionaron. El siglo XXI debe considerarse el siglo de la unión, de la nueva independencia".