El presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó este martes que la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), debe ser propulsora de cambios efectivos en América Latina y el Caribe.

Durante su intervención en la II Cumbre del ALBA y Petrocaribe desde la ciudad de Caracas (capital venezolana), el dignatario ecuatoriano afirmó que los medios de comunicación de la derecha se han encargado de promover campañas desestabilizadoras en contra del trabajo de los Gobiernos progresistas de América Latina.

“Es doloroso ver como algunos medios de comunicación no son portavoz de la expresión popular de los pueblos, sino de los intereses políticos y comerciales de grandes sectores capitalistas”, expresó Correa.

Agregó que los sacrificados por la baja cultura comunicacional que vislumbran ciertos medios de comunicación son los sectores más vulnerables de la población, "ellos no se cansan de acechar a nuestros pueblos”, dijo. Subrayó que ante esa amenaza, el Alba debe estar atenta y seguir luchando para erradicar ese mal que aun persiste en Suramérica y el Caribe.

En otro punto, Correa criticó la postura de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), la cual según explicó, pretende dar clase de defensa y lucha social en América Latina cuando la sede principal del organismo internacional tiene sede en Washington (capital de Estados Unidos).

“No es posible que la CIDH nos venga a dar ejemplo de lucha y transparencia cuando ellos están en un país que no ha firmado el pacto de San José”, expresó el jefe de Estado de Ecuador. Agregó que la postura de su país con respecto al comportamiento de la CIDH es bastante distante.

Aprovechó la oportunidad para criticar las funciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), al no asumir con responsabilidad sus funciones. “Vean el caso de Cuba, qué ha hecho la organización regional para dar fin al bloqueo impuesto por el Gobierno de Estados Unidos contra esa nación caribeña desde hace más de 50 años”, resaltó.

Durante su discurso, el presidente Correa fue muy enfático en mantener la unión que caracteriza a los países originarios de América Latina. Aseveró que, “nos estamos enfrentando al colonialismo del siglo XXI, que viene cargado de mal y que ha venido con la intención de acabar la voluntad de los Gobiernos que promueven el socialismo bajo la base de la responsabilidad y la solidaridad”.