El hospital Fernando Velez Paiz llevó a cabo la segunda jornada quirúrgica de aplicación de malla para la incontinencia urinaria femenina, en la que seis pacientes fueron operadas para corregir este problema médico.

La jornada que ya lleva dos años de estar realizándose, ha atendido casi 300 casos, así lo explicó el doctor Juan José Almendares, médico Ginecobstetra y urólogo, quien además, dijo que el objetivo de estas operaciones es ayudar a la salud de la población, apoyándose del Ministerio de Salud (MINSA), quienes facilitaron los instrumentos y medios que se ocupan en las salas de operaciones.

“La intervención que es completamente gratis, viene a aliviar a muchas mujeres nicaragüenses que sufren este problema, no solo les ayuda a recuperar la salud física y emocional, sino que además no tienen que pagar ningún costo operatorio o post operatorio, inversión que sería de casi dos mil dólares, sin embargo, en estas jornadas el MINSA se encarga de cubrir todos los gastos médicos en los que pueda incurrir la paciente”.

Almendares afirmó que “La incontinencia urinaria de esfuerzo que padecen las mujeres es un problema social que muchas veces por pena no acuden a verse y tratarse donde el médico. Es importante que todas las mujeres que tienen este problema de salida de la orina por esfuerzo que busquen ayuda médica porque no tienen que pasar vergüenzas y para eso tienen al ministerio de salud para que resuelva”.

Los partos, las mujeres en edad de la menopausia, las que padecen trastornos hormonales, obesidad, amas de casas que levantan cosas pesadas, trabajadoras de la industria o mujeres que se aguantan los deseos de ir al baño, son algunos de los factores más comunes para padecer de incontinencia.

La señora, Margarita el Carmen Molina Méndez, del barrio México, de 64 años, quien fue intervenida para corregir este problema, manifestó estar agradecida porque considera que su operación es una bendición que no se esperaba “Estoy muy agradecida porque me solucionaron rápido mi problema de salud. Desde el 2011 estuve padeciendo este problema”.

“Era una situación incómoda, tenia el gasto de una crema y me costaba tener que comprarla. Antes no podía caminar mucho porque me orinaba, por eso le doy gracias a Dios y al gobierno por que me dieron solución rápido y los médicos me han atendido bien, no tengo quejas”.

Comentó que el gasto que realizaba en la compra de cremas era bastante y que ahora se siente aliviada al saber que ya no tendrá más este problema y que no tendrá que gastar para curarse.